Venero-Fernández, Bringues-Menzie, Méndez-Rotger, Fernández-Casamayor, Urbina-Reinaldo, Álvarez-Castelló, Castro-Almarales, Suárez-Medina, and Fogarty: Prevalencia, incidencia y factores asociados con reacción adversa a alimentos en infantes cubanos. Estudio de cohorte de base poblacional



Abreviaturas y siglas

RAA, reacción adversa a alimento

AA, alergia alimentaria

Antecedentes

La población pediátrica presenta altas cifras de enfermedades alérgicas como asma, eccema y rinitis, sin embargo, poco se sabe de la reacción adversa a alimento (RAA).1 Se estima que aproximadamente 20 % de la población presenta a lo largo de su vida alguna de sus formas clínicas, intolerancia o una alergia alimentaria.2,3 La prevalencia global de alergia alimentaria (AA) se estima entre 1 y 10 %, la intolerancias a la lactosa en 10 % y la intolerancia al gluten de los cereales en 1 %.4,5,6 Lamentablemente, el tratamiento de estas entidades prácticamente se encuentra limitado a evitar el alimento o alimentos responsables de las manifestaciones alérgicas o de intolerancia.

En Cuba, se desconoce la magnitud de la RAA, si bien los estudios sobre asma y enfermedades alérgicas han demostrado elevada morbilidad. Según resultados del centro ISAAC La Habana, las prevalencias estimadas en edades escolares y adolescentes ubican al país entre la posición intermedia y superior en asma, eccema y rinitis: entre 32 y 13 %, lo que pudiera sugerir que las AA -una de las primeras manifestaciones alérgicas en individuos susceptibles y factores de riesgo para el posterior desarrollo del resto de las enfermedades alérgicas (marcha alérgica)- podría ser elevada en la edad preescolar.7,8,9 El estudio de estas enfermedades en un país tropical puede arrojar resultados particulares, especialmente en Cuba, que posee un magnífico sistema nacional de salud, condiciones ambientales y estilos de vida característicos y un bloqueo por más de 50 años que repercute económica y socialmente. El enfoque global en la última década implica el estudio de los factores protectores que mejoran la tolerancia a los agentes causantes (alérgenos), pero son escasos los que ayudan a descubrir los factores predisponentes, principal objetivo de este trabajo.

Método

La metodología del estudio Historia Natural de la Sibilancia en una Cohorte de Niños de La Habana, Cuba (HINASIC) fue explicada detalladamente con anterioridad.10 Las madres o tutores de 1543 niños fueron invitados a participar entre marzo de 2010 y marzo de 2013, pertenecientes a 17 policlínicos de cuatro municipios de La Habana (Arroyo Naranjo, Cerro, Habana del Este, La Lisa). El protocolo del estudio fue aprobado por los comités científicos y de ética del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología de La Habana y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. El consentimiento oral y escrito fue obtenido desde el inicio de la investigación por los custodios legales de los niños.

El objetivo del estudio inicial fue identificar las exposiciones ambientales que pudieran incrementar el asma y las enfermedades alérgicas en Cuba.9,10,11 La recolección de datos consistió en el cuestionario ISAAC con adición de algunas variables de interés por los investigadores, el cual fue aplicado por un entrevistador (pediatra o médico familiar) a padres o tutores. Se obtuvieron datos demográficos, características de los síntomas, estilo de vida, ambiente, tipo de familia (funcional y disfuncional), antecedentes prenatales y posnatales, obtenidos de la revisión de la historia obstétrica y clínica de los niños, así como mediciones antropométricas al momento de la entrevista. Los cuestionarios fueron 100 % llenados de forma correcta.

La información se introdujo en una base de datos, se corrigieron los errores obvios y se eliminó la no plausible. Todo el análisis estadístico se realizó con Stata versión 12 (Stata Corp., Texas, Estados Unidos), usando comandos survey para permitir el uso del diseño muestral previsto. Se consideró RAA cuando se respondió afirmativamente a la pregunta ¿algún médico le ha dicho que su hijo (a) tiene alergia o intolerancia a algún alimento? Para identificar el alimento causante se preguntó ¿a cuál alimento tuvo reacción adversa? Elegir al menos uno era diagnóstico de reacción adversa a alimento y distinción del nombre del alimento causal.

Se registró transgresión alimentaria durante el primer año cuando se refirió haber transgredido alimento en cualquier momento durante el primer año de vida. Se interpretó transgresión alimentaria según mes de nacido cuando durante los primeros seis meses se introdujo yema de huevos, frijoles o cítricos; a los nueve meses, pescado y productos ahumados o jamón; y a los 12 meses, huevo entero, productos ahumados o jamón. Se consideró como alimentos alergizantes a productos no elaborados en casa como yogur, flan, papas fritas envasadas, jaleas, chocolate, bebidas de fantasía (gaseosas, con colorantes u otros aditivos), jugos de sobre, en caja o botella, néctar, embutidos, etcétera. Las medidas antropométricas fueron tomadas al momento de la entrevista por personal certificado. La exposición a humo ambiental de tabaco fue positiva en todos los niños con un familiar conviviente fumador o que presentara niveles de nicotina > 12 mg/L.

Análisis de datos

Se calcularon frecuencias absolutas y porcentajes como medidas de resumen para las variables cualitativas. Se aplicó la prueba de tendencia de Cochran-Armitage para identificación de tendencia de los porcentajes en las categorías para variables ordinales. Bajo la premisa del cumplimiento de los criterios de causalidad para todos los factores considerados se realizó análisis bivariado, obteniendo razones de momios (RM) crudas e intervalos de confianza de 95 % para cada variable de exposición. Las variables significativas (p < 0.05), clínica y epidemiológicamente se sometieron al modelo de regresión logística multivariado mutuamente ajustado y a la modelación paso a paso para obtener el modelo final, calculando errores estándares robustos ajustados por municipios. Se consideró como variables confusoras a priori a la exposición al humo ambiental de tabaco, infecciones comunes y municipio de residencia, pero no fueron retenidas en el modelo final por no modificar la asociación 10 % o más.

Resultados

La muestra quedó constituida por 1546 niños; los municipios más representados fueron Arroyo Naranjo y Habana del Este (38.6 y 33.5 %, respectivamente) (Cuadro 1). El sexo masculino representó 52.3 %; 90 % de los datos del cuestionario fue aportado por los padres. La incidencia acumulada de RAA fue de 5.7, 1.9 y 0.8 % al uno, dos y tres años de edad, respectivamente. La incidencia acumulada en los primeros tres años de vida fue de 8.4 % (rango de 5.7 a 11.1). La prevalencia fue de 5.7, 4 y 2.5 % al uno, dos y tres años, respectivamente.

Cuadro 1

Característica de la población de estudio.

Todos los niños
Variables Categorías (n = 1543) %
Sexo Masculino 790 51.2
Femenino 753 48.8
Color de piel Blanca 695 45.0
Mestiza 652 42.3
Negra 196 12.7
Municipio Habana del Este 480 31.1
Cerro 229 14.8
La Lisa 264 17.1
Arroyo Naranjo 570 36.9
Madre con trabajo remunerado No 595 38.6
948 61.4
Nivel educacional madre Primaria/secundaria 443 28.7
Preuniversitario 895 58.0
Universitario 205 13.3
Estado civil de la madre Soltera 316 20.5
Casada/viviendo en pareja 1113 72.1
Divorciada/separada 114 7.4
Ingreso familiar (MN) < 225 122 7.9
225-499 679 44.0
500-999 551 35.7
≥ 1000 191 12.4
Presencia de hermanos No 526 34.1
1017 65.9
Hermanos mayores No 793 51.4
750 48.6
Fumadores en el hogar No 742 48.1
801 51.9
Tipo de familia Funcional 1306 84.6
Disfuncional 237 15.4
Sensibilizados (PCP) (n = 879) Positivo 351 41
Negativo 498 59
Media ± DE
Peso en kg 15.8 ± 2.6
Talla en cm 95.6 ± 6.8

[i] DE = desviación estándar, PCP = prueba cutánea por punción, RIQ = rango interqualtílico, APF = antecedentes patológicos familiares de atopia

Fue suficiente la ingestión de un solo alimento para provocar la RAA en 70.8 %. La leche de vaca fue el alimento más involucrado con la RAA. Los síntomas más comúnmente referidos correspondieron al sistema gastrointestinal (Cuadro 2).

Cuadro 2

Alimentos y síntomas de la reacción adversa a alimentos. Estudio HINASIC, 2010-2013.

Primer año Segundo año Tercer año Todos
No % (IC 95%) No % (IC 95%) No % (IC 95%) No % (IC 95%)
Cantidad de alimento
1 alimento 66 50.8 (40.8-60.8) 19 14.6 (7.6-21.7) 7 5.4 (1.6-9.2) 92 70.8 (61.3-80.3)
> 1 alimento 22 16.9 (8.9-25.0) 10 7.7 (2.4-12.9) 6 4.6 (0.0-9.4) 38 29.2 (19.7-38.7)
Tipo de alimento involucrado
Leche de vaca 48 36.9 (23.2-47.6) 7 5.4 (1.0-9.7) 5 3.8 (0.0-8.9) 60 46.2 (29.4-59.8)
Huevo 15 11.5 (7.0-16.0) 6 4.6 (1.1-6.6) 5 3.8 (0.0-8.5) 26 20.0 (13.7-24.7)
Pescados 12 9.2 (2.9-15.6) 4 3.1 (0.0-6.2) 4 3.1 (0.0-6.6) 20 15.4 (8.1-22.6)
Ahumados 12 9.2 (3.2-15.3) 4 3.1 (0.2-5.9) 2 1.5 (0.0-3.7) 18 13.8 (6.4-21.3)
Soya 8 6.2 (0.7-11.6) 5 3.8 (0.9-6.8) 3 2.3 (0.0-4.9) 16 12.3 (6.3-18.4)
Cítricos 5 3.8 (1.2-6.5) 6 4.6 (0.0-10.1) 2 1.5 (0.0-3.4) 13 10.0 (2.7-17.3)
Otros 25 19.2 (11.1-27.3) 14 10.8 (4.6-16.9) 5 3.8 (1.3-6.3) 44 33.8 (25.9-41.8)
Síntomas
Diarreas 58 44.6 (35.2-54.1) 17 13.1 (7.4-18.8) 7 5.4 (0.2-10.6) 82 63.1 (56.5-69.6)
Rash en piel 40 30.8 (21.2-40.3) 14 10.8 (3.2-18.3) 3 2.3 (0.2-4.4) 57 43.8 (35.1-52.6)
Cólicos 31 23.8 (17.0-30.7) 8 6.2 (1.8-10.5) 8 6.2 (0.1-12.2) 47 36.2 (27.5-44.8)
Vómitos 37 28.5 (21.3-35.6) 10 7.7 (2.3-13.1) 5 3.8 (0.4-7.3) 52 40.0 (32.0-48.0)
Otros 9 6.9 (2.1-11.7) 2 1.5 (0.0-3.6) 4 3.1 (0.3-5.9) 15 11.5 (6.7-16.4)

[i] Porcentajes calculados en 130 sujetos que tuvieron reacción adversa a alimentos.

Luego del ajuste de los factores de confusión, los principales factores de riesgo identificados fueron el consumo de alimentos alergizantes durante el primer año de vida (RM = 2.33 [1.28-4.25], antecedentes personales de uso de antibióticos (RM = 1.88 [1.09-3.23]), presencia de roedores en la vivienda (RM = 1.82 [1.27-2.62]), presencia de la cocina en la habitación del niño (RM = 1.75 [1.24-2.47]), presencia de moho o humedad en la vivienda (RM = 1.65 [1.18-2.31]), sobrepeso de la madre durante el embarazo (RM = 1.64 [1.08-2.49]) y antecedentes personales de alergia a picadura de insectos (RM = 1.55 (1.05-2.29]) (Cuadro 3).

Cuadro 3

Factores asociados con reacción adversa a alimentos (multivariado).

Factores Categorías n % RM IC 95%
Estado nutricional de la madre durante el embarazo Desnutrida 19 1.2 2.00 0.97-4.11
Bajo 229 14.8 0.99 0.62-1.58
Normal 944 61.2 1.00
Sobrepeso 285 18.5 1.64 1.08-2.49
Obesa 66 4.3 1.02 0.47-2.24
APP alergia a picadura de insectos 849 55.0 1.55 1.05-2.29
No 694 45.0 1.00
APP de uso de antibióticos 1006 65.2 1.88 1.09-3.23
No 537 34.8 1.00
Moho o humedad en la vivienda 486 31.5 1.65 1.18-2.31
No 1057 68.5 1.00
Cocina en la habitación del niño 155 10.0 1.75 1.24-2.47
No 1388 90.0 1.00
Consumo de alimentos alergizantes 1259 81.6 2.33 1.28-4.25
No 284 18.4 1.00
Presencia de roedores 470 30.5 1.82 1.27-2.62
No 1273 82.5 1.00

[i] Se controló el municipio y tabaquismo en el hogar. APP = antecedente personal patológico

Discusión

El objetivo del presente estudio fue identificar la incidencia, prevalencia y principales factores asociados con el diagnóstico médico de reacción adversa a alimento en una muestra de infantes de la capital cubana. Este tema ha sido poco estudiado mediante diseños epidemiológicos basados en cohortes seguidas desde el nacimiento en países de bajos y medianos recursos; la mayoría de los estudios se registra en países desarrollados, confiriendo a la AA el principal objetivo y, por tanto, las investigaciones sobre la RAA son menos abundantes.12,13,14,15,16,17,18,5

Las principales fortaleza de este trabajo estriban en el diseño, inédito para el área del Caribe, el cual permite identificar causalidad; la buena cooperación de los padres o tutores de los niños, que posibilitó la recolección de los datos necesarios para la confección del cuestionario; la presencia de un magnífico sistema nacional de salud en el país, caracterizado por la universalidad, gratuidad y accesibilidad, con servicios de alergia en la atención primaria en todos los municipios, lo que traduce una definición de caso basada en un diagnóstico médico especializado. La principal limitación fue no haber aplicado la prueba de oro para confirmar la alergia o la intolerancia a alimentos: el reto oral al alimento, lo que provocó obtener la variable de respuesta a través del autorreporte por parte de los padres o tutores.

La escasez de investigaciones con diseño similar aunada a las diferencias en la definición de caso, grupos de edades seleccionados, tipo de población, escalas de medición de la ocurrencia, entre otros, dificulta contrastar resultados. Pese a ello, la incidencia acumulada de 8 % a los tres años de edad es similar a la de otros estudios epidemiológicos, revisiones sistemáticas y metaanálisis realizados durante las dos últimas décadas.12,13,14,15,16

Cifras de reacciones adversas a alimentos (7.7 %) similares a las de este trabajo son referidas en varios estudios realizados en niños a tres años en diferentes momentos en Estados Unidos entre 1980 y 1983, 2006 (6.0 %) y 2014 (8 %).14,19,20 En Noruega, en el seguimiento de una cohorte en 1998 a partir del reporte de los padres, Eggesbø et al. identificaron 19.0, 18.7 y 20.9 % a los 12, 18 y 24 meses de edad, respectivamente.15

En adultos holandeses, la incidencia de RAA osciló entre 12.4 y 25 % y se confirmó que entre 1.5 y 3.5 % de los casos correspondió a verdaderas AA, lo que traduce la mayor frecuencia de la intolerancia alimentaria respecto a la AA.16 Otro estudio realizado en Alemania analizó datos provenientes del cuestionario del estudio MONICA, en población entre 25 y 74 años, que estimó una prevalencia de historia de alergia e intolerancia a alimentos de 20.8 %, según el autorreporte, con mayor significación en mujeres que en los hombres (27.5 y 14.0 %, respectivamente).3

Recientemente, Acker et al., en el Reino Unido, conforme datos de alergia recolectados en las bases electrónicas de salud de pacientes entre 2000 y 2013, declararon una prevalencia de RAA de 3.6 %, con una media de 1.4 ± 0.1.21 Nwaru et al., luego del análisis de 30 artículos publicados en Europa entre 2000 y 2012, refirieron la incidencia de AA durante el primer año de vida entre 0.3 y 20.3 % y de 0 a 38.7 % entre los dos y cinco años de edad, teniendo en cuenta siete definiciones diferentes.12 Datos procedentes de un metaanálisis que incluyó Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, varias regiones de Australia, Nueva Zelandia, Europa y Escandinavia, y, estudios realizados en países mediterráneos, Japón, Corea y China indican una incidencia de AA entre 1 y 10 %.5,13,17,18

En Latinoamérica, un metaanálisis reciente que abarcó 20 investigaciones de siete países, en su mayoría realizados en pacientes alérgicos y con medios diagnósticos diferentes, estimó 10.1 % en Colombia y 38.5 % en Chile. Se concluye que existe alta variabilidad y que es necesario realizar un estudio multicéntrico con metodología similar para obtener datos más confiables y comparables.22

Tanto la incidencia acumulada como la prevalencia de RAA a la edad de un año de edad fue superior respecto a los dos siguientes años, resultados coincidentes con los de otros análisis.23,26 El desarrollo de tolerancia clínica, aunque menos relevante durante estos primeros años de la vida para algunos alimentos, es posiblemente la causa de estos hallazgos. Estudios iniciales reportaban tolerancia de 80 % entre los tres y cinco años para leche y huevos y más recientemente se ha estimado que la tasa de resolución para alergia a la leche de vaca es de 79 % a los 16 años y para alergia al huevo de 68 %. En contraste, solo alrededor de 20 % de los niños desarrolló tolerancia al maní y menos de 10 % tolerancia a las nueces, de ahí la importancia que en la actualidad se atribuye a estos dos alimentos.24,25,26

Síntomas y tipo de alimentos

Las manifestaciones gastrointestinales fueron los síntomas más frecuentes, similar a lo encontrado en la mayoría de los trabajos revisados.

La leche de vaca fue el alimento más frecuentemente relacionado para desarrollar RAA. Resultados similares fueron encontrados en ensayos con base en evidencia nivel 1, donde la incidencia de AA osciló entre 2 y 5 %.27 Se conoce que características relacionadas con la dieta materna, prácticas de ablactación, dieta infantil, epigenética o factores del medio ambiente puede provocar variaciones respecto a las cifras encontradas en otros países, según la confirmación de un metaanálisis reciente.28

Factores de riesgo

Los factores de riesgo relacionados con el ambiente y estilos de vida han sido un hallazgo en múltiples trabajos.29,30,31 La exposición a alérgenos influye tanto en la sensibilización, como en la aparición de los síntomas alérgicos. Si bien la sensibilización más frecuente en AA es por vía digestiva, existe la posibilidad de sensibilización y manifestaciones clínicas por alérgenos inhalados. La capacidad de sensibilización de estos antígenos está influida por múltiples variables: momento de contacto, cantidad y tipo de aeroalérgeno.29 La presencia de hongos, roedores, cocina en la habitación del niño y el consumo por el niño de alimentos alergizantes son factores bien conocidos.

Una explicación particular tiene la ingestión de alimentos alergizantes, entre los cuales se incluyeron productos embutidos y enlatados, en los que las sustancias aditivas pudieran dar cuenta del incremento del riesgo a AA e intolerancia a alimentos. En varios estudios, fundamentalmente en países desarrollados, se ha comprobado el incremento de eccema o dermatitis atópica relacionada con AA y antecedentes de la ingestión de alimentos con aditivos.31,32

En una revisión reciente sobre sensibilidad a aditivos alimentarios, aminas vasoactivas y salicilatos efectuada por Skypala et al. se hizo evidente la relación entre estos elementos, dermatitis atópica y alergia alimentaria.33

Aun cuando las evidencias indican que la introducción de comidas complementarias no debe retrasarse y la diversidad de la dieta en la vida temprana es importante, la naturaleza cada vez más procesada de la dieta occidental, en combinación con la influencia sobre el microbioma del intestino, puede contribuir a la creciente incidencia de la enfermedad alérgica, incluyendo la AA.32,33

Se reconoce la relevancia de la etapa prenatal en el desarrollo de AA durante la infancia y la edad adulta.30,32,33,34,35 El sobrepeso materno, identificado como un factor de riesgo para el desarrollo de las enfermedades alérgicas, es un tema que sigue siendo discutido por varios autores.30 Los resultados obtenidos en La Habana se unen a los de trabajos donde la dieta materna desempeña un importante papel en el desarrollo de las enfermedades alérgicas en la descendencia. Probablemente interacciones entre el antecedente alérgico materno, el tipo de alimentos ingerido relacionado con el sobrepeso materno y su posible origen alergizantes o el momento de su ingestión durante la gestación pueden contribuir al origen de la alergia/intolerancia alimentaria en los hijos, datos no explorados en este estudio.35,36,37,38) Hasta nuestros días, las dietas de exclusión durante el embarazo no son aconsejables, por lo que profundizar en este aspecto deberá ser una prioridad.

La alergia a la picadura de insectos fue un factor independiente para el desarrollo de la RAA; sugiere una causa potencial de sensibilización cutánea asociada con los síntomas digestivos en niños pequeños, digna de estudios futuros. La elevada presencia de insectos en el trópico y los resultados obtenidos hacen plantearse la importancia de introducir esta condición en las investigaciones sobre enfermedades alérgicas. La ausencia en el cuestionario de la exploración del tipo de insecto provocó no indicar medidas dirigidas específicamente a una especie, no obstante, la abundancia de mosquitos y hormigas en los ecosistemas tropicales y subtropicales pudiera dar una pista en futuras intervenciones.

El uso de antibióticos fue otro factor de riesgo identificado después de ser controlado en el análisis de infecciones comunes. La disbiosis del microbioma intestinal provocada por este grupo farmacológico pudiera ser la explicación de esta asociación, campo de la ciencia de reciente estudio. Estos resultados engrosan la evidencia de la relación encontrada por Hirsch et al., entre este factor, desarrollo de enfermedades alérgicas e intolerancia a alimentos.36,37 Lamentablemente, el equipo de investigación en el presente estudio no consideró este factor como relevante al diseñar el cuestionario y, por lo tanto, no se preguntó el tipo de antibiótico utilizado, lo cual contribuyó a un análisis menos profundo. Se sugiere tener en cuenta este aspecto en futuros estudios.

Conclusiones

La prevalencia estimada de RAA hacen considerarla un problema de salud en el niño pequeño en La Habana. Los síntomas gastrointestinales y la leche de vaca como alimento causal se reafirman como características más frecuentes. Se identificaron factores de riesgo modificables relacionados con las condiciones socioeconómicas.

Este conocimiento puede contribuir a la formulación de estrategias futuras que no solo permitirían la disminución de las RAA, sino también el desarrollo de otras enfermedades alérgicas, entre ellas el asma. Es necesario profundizar en los factores causales.

Agradecimientos

A los niños y sus familiares que han participado en el estudio, además de los directores municipales de salud pública y a los trabajadores de laboratorios quienes han permitido el soporte del estudio.

Referencias

1. Johansson SG, Bieber T, Dahl R, Friedmann PS, Lanier BQ, Lockey RF, et al. Revised nomenclature for allergy for global use: report of the Nomenclature Review Committee of the World Allergy Organization, October 2003. J Allergy Clin Immunol. 2004;113(5):832-836. DOI: 10.1016/j.jaci.2003.12.591

SG Johansson T Bieber R Dahl PS Friedmann BQ Lanier RF Lockey Revised nomenclature for allergy for global use report of the Nomenclature Review Committee of the World Allergy Organization, October 2003J Allergy Clin Immunol2004113583283610.1016/j.jaci.2003.12.591

2. Cohen M, Splansky G, Gallagher J, Bernstein DI, Bernestein IL. Epidemiologic survey and validation of adverse food reactions in adult populations. J Allergy Clin Immunol. 1985;75:206.

M Cohen G Splansky J Gallagher DI Bernstein IL Bernestein Epidemiologic survey and validation of adverse food reactions in adult populationsJ Allergy Clin Immunol198575206206

3. Schäfer T, Bohler E, Ruhdorfer S, Weigl L, Wessner D, Heinrich J, et al. Epidemiology of food allergy/food intolerance in adults: associations with other manifestations of atopy. Allergy. 2001;56:1172-1179. DOI: 10.1034/j.1398-9995.2001.00196.x

T Schäfer E Bohler S Ruhdorfer L Weigl D Wessner J Heinrich Epidemiology of food allergy/food intolerance in adults associations with other manifestations of atopyAllergy2001561172117910.1034/j.1398-9995.2001.00196.x

4. Schneider Chafen JJ, Newberry S, Riedl M, Bravata DM, Magliones M, Booth M, et al. Prevalence, natural history, diagnosis, and treatment of food allergy: a systematic review of the evidence. Santa Monica, CA: RAND Corporation; 2010. Disponible en: http://www.rand.org/pubs/working_papers/2010/RAND_WR757-1.pdf

JJ Schneider Chafen S Newberry M Riedl DM Bravata M Magliones M Booth Prevalence, natural history, diagnosis, and treatment of food allergy: a systematic review of the evidence. Santa Monica,2010CARAND Corporation

5. Prescott S, Pawankar R, Allen K, Campbell DE, Sinn JKH, Fiocchi A, et al. A global survey of changing patterns of food allergy burden in children. World Allergy Organ J. 2013;6:18. DOI: 10.1186/1939-4551-6-21

S Prescott R Pawankar K Allen DE Campbell JKH Sinn A Fiocchi A global survey of changing patterns of food allergy burden in childrenWorld Allergy Organ J20136181810.1186/1939-4551-6-21

6. Simoons FJ. Primary adult lactose intolerance and the milking habit: A problem in biologic and cultural interrelations: II. A culture historical hypothesis. Am J Dig Dis. 1970;15(8):695-710.

FJ Simoons Primary adult lactose intolerance and the milking habit A problem in biologic and cultural interrelations: II. A culture historical hypothesisAm J Dig Dis1970158695710

7. Venero-Fernández SJ, Varona-Pérez P, Fabré-Ortiz D, Suárez-Medina R, Bonet-Gorbea M, Molina-Esquivel E, et al. Asma bronquial y rinitis en escolares de Ciudad de La Habana (2001 a 2002). Rev Cubana Hig Epidemiol. 2009;47(1). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-30032009000100005

SJ Venero-Fernández P Varona-Pérez D Fabré-Ortiz R Suárez-Medina M Bonet-Gorbea E Molina-Esquivel Asma bronquial y rinitis en escolares de Ciudad de La Habana (2001 a 2002)Rev Cubana Hig Epidemiol2009471http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-30032009000100005

8. Varona-Pérez P, Fabré-Ortiz D, Águila R, Corona B, Venero-Fernández S, Suárez-Medina R. Prevalencia de síntomas de dermatitis atópica en niños y adolescentes en La Habana (2002-2003). Rev Cubana Med Gen Integr. 2012;28(1). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252012000100006

P Varona-Pérez D Fabré-Ortiz R Águila B Corona S Venero-Fernández R Suárez-Medina Prevalencia de síntomas de dermatitis atópica en niños y adolescentes en La Habana (2002-2003)Rev Cubana Med Gen Integr2012281http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252012000100006

9. Suárez-Medina R, Venero-Fernández SJ, De la Mora-Faife E, García-García G, Del-Valle-Infante I, Gómez-Marrero L, et al. Risk factors for eczema in infants born in Cuba: a population-based cross-sectional study. BMC Dermatol. 2014;14:6. DOI: 10.1186/1471-5945-14-6

R Suárez-Medina SJ Venero-Fernández E De la Mora-Faife G García-García I Del-Valle-Infante L Gómez-Marrero Risk factors for eczema in infants born in Cuba a population-based cross-sectional studyBMC Dermatol2014146610.1186/1471-5945-14-6

10. Venero-Fernández, S, Suarez-Medina, R, Mora-Faife E, García-García G, Valle-Infante I, Gómez-Marrero L, et al. Risk factors for wheezing in infants born in Cuba. QJM. 2013;106(13):1023-1029. DOI: 10.1093/qjmed/hct143

S Venero-Fernández R Suarez-Medina E Mora-Faife G García-García I Valle-Infante L Gómez-Marrero Risk factors for wheezing in infants born in CubaQJM2013106131023102910.1093/qjmed/hct143

11. Fundora-Hernández, H, Venero-Fernández SJ, Suárez-Medina R, Mora-Faife E, García-García G, Del-Valle-Infante I, et al. What are the main environmental exposures associated with elevated IgE in Cuban infants? A population-based study. Trop Med Int Health. 2014;19(5):45-554. DOI: 10.1111/tmi.12293

H Fundora-Hernández SJ Venero-Fernández R Suárez-Medina E Mora-Faife G García-García I Del-Valle-Infante What are the main environmental exposures associated with elevated IgE in Cuban infants A population-based studyTrop Med Int Health20141954555410.1111/tmi.12293

12. Nwaru BI, Hickstein L, Panesar SS, Muraro A, Werfel T, Cardona V, et al. The epidemiology of food allergy in Europe: a systematic review and meta-analysis. Allergy. 2014;69(1):62-75. DOI: 10.1111/all.12305

BI Nwaru L Hickstein SS Panesar A Muraro T Werfel V Cardona The epidemiology of food allergy in Europe a systematic review and meta-analysisAllergy2014691627510.1111/all.12305

13. Molloy J, Koplin J, Ponsonby AL, Tang M, Collier F, Allen K, et al. Prevalence of challenge-proven IgE-mediated food allergy in infants in the Barwon Region, Victoria, Australia. Clin Transl Allergy. 2015;5(Suppl 3):P89. DOI: 10.1186/2045-7022-5-S3-P89

J Molloy J Koplin AL Ponsonby M Tang F Collier K Allen Prevalence of challenge-proven IgE-mediated food allergy in infants in the Barwon Region, Victoria, AustraliaClin Transl Allergy20155Suppl 3P89P8910.1186/2045-7022-5-S3-P89

14. Bock SA. Prospective appraisal of complaints of adverse reactions to foods in children during the first 3 years of life. Pediatrics. 1987;79(5):683-688.

SA Bock Prospective appraisal of complaints of adverse reactions to foods in children during the first 3 years of lifePediatrics1987795683688

15. Eggesbø M, Halvorsen R, Tambs K, Botten G. Prevalence of parentally perceived adverse reactions to food in young children. Pediatr Allergy Immunol. 1999;10(2):122-132. DOI: 10.1034/j.1399-3038.1999.00022.x

M Eggesbø R Halvorsen K Tambs G Botten Prevalence of parentally perceived adverse reactions to food in young childrenPediatr Allergy Immunol199910212213210.1034/j.1399-3038.1999.00022.x

16. Jansen JJ, Kardinnal AF, Huijbers G, Vlieg-Boerstra BJ, Martens BP, Ockhuizen T. Prevalence of food allergy and intolerance in the adult Dutch population. J Allergy Clin Immunol. 1994;93(2):446-456.

JJ Jansen AF Kardinnal G Huijbers BJ Vlieg-Boerstra BP Martens T Ockhuizen Prevalence of food allergy and intolerance in the adult Dutch populationJ Allergy Clin Immunol1994932446456

17. Schneider-Chafen JJ, Newberry S, Riedl M, Bravata DM, Maglione M, Suttorp M, et al. Prevalence, natural history, diagnosis, and treatment of food allergy. A systematic review of the literature. USA: RAND Health; 2010.

JJ Schneider-Chafen S Newberry M Riedl DM Bravata M Maglione M Suttorp Prevalence, natural history, diagnosis, and treatment of food allergy. A systematic review of the literature2010USARAND Health

18. Osborne NJ, Koplin JJ, Martin PE, Gurrin LC, Lowe AJ, Matheson MC, et al. Prevalence of challenge-proven IgE-mediated food allergy using population-based sampling and predetermined challenge criteria in infants. J Allergy Clin Immunol. 2011;127(3):668-676. DOI: 10.1016/j.jaci.2011.01.039

NJ Osborne JJ Koplin PE Martin LC Gurrin AJ Lowe MC Matheson Prevalence of challenge-proven IgE-mediated food allergy using population-based sampling and predetermined challenge criteria in infantsJ Allergy Clin Immunol2011127366867610.1016/j.jaci.2011.01.039

19. Sicherer SH, Sampson HA. Food allergy. J Allergy Clin Immunol. 2006;125(Suppl 2):S116-S125. DOI: 10.1016/j.jaci.2009.08.028

SH Sicherer HA Sampson Food allergyJ Allergy Clin Immunol2006125Suppl 2S116S12510.1016/j.jaci.2009.08.028

20. Sicherer SH, Sampson HA. Food allergy: epidemiology, pathogenesis, diagnosis, and treatment. J Allergy Clin Immunol. 2014;133(2):291-307. DOI: 10.1016/j.jaci.2013.11.020

SH Sicherer HA Sampson Food allergy epidemiology, pathogenesis, diagnosis, and treatmentJ Allergy Clin Immunol2014133229130710.1016/j.jaci.2013.11.020

21. Acker WW, Plasek JM, Blumenthal KJ, Lai KH, Topaz M, Seger L. Prevalence of food allergies and intolerances documented in electronic health records. J Allergy Clin Immunol. 2017;140(6):1587-1591. DOI: 10.1016/j.jaci.2017.04.006

WW Acker JM Plasek KJ Blumenthal KH Lai M Topaz L Seger Prevalence of food allergies and intolerances documented in electronic health recordsJ Allergy Clin Immunol201714061587159110.1016/j.jaci.2017.04.006

22. Sánchez J, Sánchez A. Epidemiology of food allergy in Latin America. Allergol Immunopathol (Madr). 2015;43(2):185-195. DOI: 10.1016/j.aller.2013.07.001

J Sánchez A Sánchez Epidemiology of food allergy in Latin AmericaAllergol Immunopathol (Madr)201543218519510.1016/j.aller.2013.07.001

23. Vio F, Vicherat L, González C, Fonseca X, Acuña M, Mullins E, et al. Percepción de los padres sobre reacciones adversas a los alimentos en preescolares y escolares. Rev Chil Pediatr. 1997;68(4):157-164. DOI: 10.4067/S0370-41061997000400002

F Vio L Vicherat C González X Fonseca M Acuña E Mullins Percepción de los padres sobre reacciones adversas a los alimentos en preescolares y escolaresRev Chil Pediatr199768415716410.4067/S0370-41061997000400002

24. Schnabel E, Sausenthaler S, Schaaf B, Schäfer T, Lehmann I, Behrendt H, et al. Prospective association between food sensitization and food allergy: results of the LISA birth cohort study. Clin Exp Allergy. 2010;40(3):450-457. DOI: 10.1111/j.1365-2222.2009.03400.x

E Schnabel S Sausenthaler B Schaaf T Schäfer I Lehmann H Behrendt Prospective association between food sensitization and food allergy results of the LISA birth cohort studyClin Exp Allergy201040345045710.1111/j.1365-2222.2009.03400.x

25. Greer FR, Sicherer SH, Burks AW. Effects of early nutritional interventions on the development of atopic disease in infants and children: the role of maternal dietary restriction, breastfeeding, timing of introduction of complementary foods, and hydrolyzed formulas. Pediatrics. 2008;121(1):183-191. DOI: 10.1542/peds.2007-3022

FR Greer SH Sicherer AW Burks Effects of early nutritional interventions on the development of atopic disease in infants and children the role of maternal dietary restriction, breastfeeding, timing of introduction of complementary foods, and hydrolyzed formulasPediatrics2008121118319110.1542/peds.2007-3022

26. Venter C, Arshad SH. Epidemiology of food allergy. Pediatr Clin North Am. 2011;58(2):327-349. DOI: 10.1016/j.pcl.2011.02.011

C Venter SH Arshad Epidemiology of food allergyPediatr Clin North Am201158232734910.1016/j.pcl.2011.02.011

27. Høst A. Frequency of cow's milk allergy in childhood. Ann Allergy Asthma Immunol. 2002;89(6 Suppl 1):33-37.

A Høst Frequency of cow's milk allergy in childhoodAnn Allergy Asthma Immunol2002896 Suppl 13337

28. Netuveli G, Hurwitz B, Levy M, Fletcher M, Barnes G, Durham SR, et al. Ethnic variations in UK asthma frequency, morbidity, and health-service use: a systematic review and meta-analysis. Lancet. 2005;365(9456):312-317. DOI: 10.1016/S0140-6736(05)17785-X

G Netuveli B Hurwitz M Levy M Fletcher G Barnes SR Durham Ethnic variations in UK asthma frequency, morbidity, and health-service use a systematic review and meta-analysisLancet2005365945631231710.1016/S0140-6736(05)17785-X

29. Fretzayas A, Kotzia D, Moustaki M. Controversial role of pets in the development of atopy in children. World J Pediatr. 2013;9(2):112-119. DOI: 10.1007/s12519-013-0412-6

A Fretzayas D Kotzia M Moustaki Controversial role of pets in the development of atopy in childrenWorld J Pediatr20139211211910.1007/s12519-013-0412-6

30. Revelas A, Katasos T. The effects of maternal diet and breastfeeding on children with asthma and allergy. S Afr Fam Pract. 2012;54(6):492-494. DOI: 10.1080/20786204.2012.10874281

A Revelas T Katasos The effects of maternal diet and breastfeeding on children with asthma and allergyS Afr Fam Pract201254649249410.1080/20786204.2012.10874281

31. Lee JM, Jin HJ, Noh G, Lee SS. Effect of processed foods on serum levels of eosinophil cationic protein among children with atopic dermatitis. Nutr Res Pract. 2011;5(3):224-229. DOI: 10.4162/nrp.2011.5.3.224

JM Lee HJ Jin G Noh SS Lee Effect of processed foods on serum levels of eosinophil cationic protein among children with atopic dermatitisNutr Res Pract20115322422910.4162/nrp.2011.5.3.224

32. Nyambok E, Robinson C. The role of food additives and chemicals in food allergy. Ann Food Process Preserv. 2016;1(1):1006. Disponible en: https://www.jscimedcentral.com/FoodProcessing/foodprocessing-1-1006.pdf

E Nyambok C Robinson The role of food additives and chemicals in food allergyAnn Food Process Preserv20161110061006https://www.jscimedcentral.com/FoodProcessing/foodprocessing-1-1006.pdf

33. Skypala IJ, Williams M, Reeves L, Meyer R, Venter C. Sensitivity to food additives, vaso-active amines and salicylates: a review of the evidence. Clin Transl Allergy. 2015;5:34. DOI: 10.1186/s13601-015-0078-3

IJ Skypala M Williams L Reeves R Meyer C Venter Sensitivity to food additives, vaso-active amines and salicylates a review of the evidenceClin Transl Allergy20155343410.1186/s13601-015-0078-3

34. Skypala I, Vlieg-Boerstra B. Food intolerance and allergy: increased incidence or contemporary inadequate diets? Curr Opin Clin Nutr Metab Car. 2014;17(5):442-447. DOI: 10.1097/MCO.0000000000000086

I Skypala B Vlieg-Boerstra Food intolerance and allergy increased incidence or contemporary inadequate diets?Curr Opin Clin Nutr Metab Car201417544244710.1097/MCO.0000000000000086

35. Blázquez AB, Berin MC. Microbiome and food allergy. Transl Res. 2017;179:199-203. DOI: 10.1016/j.trsl.2016.09.003

AB Blázquez MC Berin Microbiome and food allergyTransl Res201717919920310.1016/j.trsl.2016.09.003

36. Azad MB, Chan-Yeung M, Chan ES, Dytnerski AM, Kozyrskyj AL, Ramsey C, et, al. Wheezing patterns in early childhood and the risk of respiratory and allergic disease in adolescence. JAMA Pediatr. 2016;170(4):393-395. DOI: 10.1001/jamapediatrics.2015.4127

MB Azad M Chan-Yeung ES Chan AM Dytnerski AL Kozyrskyj C Ramsey Wheezing patterns in early childhood and the risk of respiratory and allergic disease in adolescenceJAMA Pediatr2016170439339510.1001/jamapediatrics.2015.4127

37. Hirsch AG, Pollak J, Glass TA, Poulsen MN, Bailey-Davis L, Mowery J, et al. Earlylife antibiotic use and subsequent diagnosis of food allergy and allergic diseases. Clin Exp Allergy. 2017;47(2):236-244. DOI: 10.1111/cea.12807

AG Hirsch J Pollak TA Glass MN Poulsen L Bailey-Davis J Mowery Earlylife antibiotic use and subsequent diagnosis of food allergy and allergic diseasesClin Exp Allergy201747223624410.1111/cea.12807

38. Gigante G, Tortora A, Ianiro G, Ojetti V, Purchiaroni F, Campanale M, et al. Role of gut microbiota in food tolerance and allergies. Dig Dis. 2011;29(6):540-549. DOI: 10.1159/000332977

G Gigante A Tortora G Ianiro V Ojetti F Purchiaroni M Campanale Role of gut microbiota in food tolerance and allergiesDig Dis201129654054910.1159/000332977

Notes

[4] Financial disclosure Financiamiento. Se recibió financiamiento de la Fundación Wellcome, Fundación Caritativa del Hospital Universitario de Nottingham, Unidad de Investigaciones Biomédicas Respiratorias de Nottingham e Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología de La Habana, Cuba.

[5] Este artículo debe citarse como: Venero-Fernández SJ, Bringues-Menzie V, Méndez-Rotger MT, Fernández-Casamayor A, Urbina-Reinaldo J, Álvarez-Castelló M, et al. Prevalencia, incidencia y factores asociados con reacción adversa a alimentos en infantes cubanos. Estudio de cohorte de base poblacional. Rev Alerg Mex. 2018;65(2):117-127



This display is generated from NISO JATS XML with jats-html.xsl. The XSLT engine is libxslt.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.