Untitled Document

Revista Alergia México 2014;61:363-367.

Este artículo debe citarse como: Nieto A, Nieto M, Mazón A. Progresos en el diagnóstico de la alergia. Rev Alergia Mex 2014;61:336-356.

Progresos en el diagnóstico de la alergia


Antonio Nieto, María Nieto Ángel Mazón

Unidad de Neumología y Alergia Infantil, Hospital La Fe, Valencia, España.

Correspondencia: Dr. Antonio Nieto nieto_ant@gva.es

RESUMEN

El diagnóstico tradicional de la alergia mediante pruebas por punción, RAST, o ambas, ofrece información muy limitada respecto a la auténtica naturaleza de los problemas alérgicos y de sus implicaciones clínicas, terapéuticas y de pronóstico. El diagnóstico por componentes alergénicos (naturales o recombinantes) supone un gran salto cualitativo que está permitiendo gran mejoría en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes alérgicos, porque su uso concomitante con la historia clínica y otros métodos diagnósticos in vivo e in vitro mejora de manera relevante la precisión diagnóstica.

Palabras clave: alergia, diagnóstico, diagnóstico molecular.

ANTECEDENTES

Si bien existen antecedentes históricos de que en el siglo XVII, en Inglaterra, se realizaron rudimentarias pruebas cutáneas con pétalos de rosa y con huevo,1 en 1869 Charles H Blackely, enfermo de rinitis alérgica, se realizó una escarificación con polen, lo que le desencadenó una violenta reacción local en el brazo.2 Ésta constituye la primera referencia respecto del diagnóstico causal más o menos sistematizado de las enfermedades alérgicas.

Obviamente, la técnica y la estandarización de los extractos han experimentado una notable progresión con el transcurso del tiempo, si bien, en esencia, las pruebas cutáneas se usan siguiendo el mismo principio formulado por Blackely hace casi 150 años. Así, las pruebas cutáneas identifican básicamente sensibilización frente a fuentes proteicas alergénicas (Cuadro 1).

En 1967, Kimishige y Teruko Ishizaka, en Baltimore, y Hans Bennich y SGO Johansson, en Uppsala, descubrieron que los hasta entonces misteriosos anticuerpos reagínicos eran, en realidad, una nueva inmunoglobulina, la IgE.1

A partir de entonces se desarrollaron métodos basados inicialmente en radioinmunoensayos y posteriormente en enzimo-inmunoensayos, capaces de detectar esos anticuerpos en el suero de los pacientes alérgicos. Ello vino a complementar de manera consistente la información obtenida mediante las pruebas cutáneas, a la vez que permitió “cuantificar” en cierto modo la “intensidad” de la alergia en un paciente determinado. Sin embargo, mediante estas técnicas in vitro se identificaban anticuerpos específicos frente a fuentes proteicas enteras (ácaros, pólenes, alimentos).

No obstante, los extractos biológicos crudos son en realidad una mezcla variable y muy heterogénea de proteínas, glucoproteínas y polisacáridos obtenidos a partir de una fuente alergénica, algunos de ellos con potencialidad alergénica pero otros no, lo que dificulta la adecuada estandarización (Cuadro 1).3 Diferentes circunstancias, como variaciones en los procedimientos de cultivo, el nivel de maduración, los tratamientos poscosechado, las diferencias en la conservación, la degradación proteolítica, las diferencias en los procedimientos de extracción, etc., afectan de manera relevante no sólo las cantidades relativas, sino también el perfil de los alergenos contenidos en la fuente proteica.4-67

Por consiguiente, parece difícil que, a partir de la fuente natural, sea posible la obtención de extractos diagnósticos in vivo e in vitro que contengan todos los alergenos relevantes y en las concentraciones adecuadas para garantizar su fiabilidad y reproducibilidad.

El diagnóstico molecular

A partir de la aplicación de la tecnología ADN ha sido posible secuenciar y clonar moléculas con capacidad alergénica y la continua identificación de estas moléculas permitió crear una base de alergenos cada vez más completa y consistente (Cuadro 1).8,98,9 De esta manera, desde finales del decenio de 1980 ha cobrado carta de naturaleza el diagnóstico molecular (componentresolved diagnosis).10 A diferencia de los sistemas tradicionales, el diagnóstico molecular no utiliza extractos proteicos, sino únicamente alergenos naturales o recombinantes purificados, lo que permite su adecuada estandarización.

A partir de la identificación de los alergenos moleculares ha sido posible incluirlos en las herramientas diagnósticas, ya sea como componentes individuales acoplados a las matrices convencionales utilizadas para la determinación de IgE específica (ImmunoCAP® y otros) o en plataformas de microensayos que permiten la detección simultánea de IgE específica frente a más de un centenar de componentes alergénicos en una pequeña muestra de suero. La tecnología multiplex basada en microensayos del sistema ISAC (Immuno Solid-phase Allergen Chip System®, Thermo-Fisher Scientific) es un nuevo método in vitro que utiliza alergenos purificados acoplados a un microchip, que serían reconocidos por la IgE del suero del paciente y cuya interacción sería revelada utilizando un anticuerpo secundario anti-IgE acoplado a un marcador fluorescente (Figura 1).11,12

El diagnóstico molecular ha supuesto un importante avance en el diagnóstico de la alergia porque:

Aporta mayor precisión diagnóstica: permite la identificación de nuevos alergenos capaces de explicar reacciones alérgicas previamente inexplicables. Por ejemplo, el estudio de Mattsson y su grupo13 identificó un nuevo alergeno presente en la orina de los perros, la calicreína prostática (nominada por la IUIS como Can f 5) capaz de fijar IgE específica en pacientes alérgicos a perro pero que mostraban resultados negativos frente a otros alergenos de perro descritos hasta entonces (Can f 1, Can f 2 y Can f 3). En este estudio fue posible identificar la existencia en caspa de perro de una proteína análoga a Can f 5, capaz, por tanto, de inducir reacciones alérgicas en pacientes alérgicos a epitelio de perro. La introducción de este nuevo alergeno en el panel diagnóstico demostró que incluso 70% de los pacientes alérgicos a epitelio de perro tenían IgE específica frente a Can f 5 y que 38% de ellos reaccionaba únicamente frente a este nuevo alergeno y no frente a los anteriormente descritos. Por consiguiente, la introducción de este nuevo alergeno: 1) reduciría en casi 40% el número de casos falsamente negativos; 2) explicaría por qué algunos pacientes alérgicos a perro toleran los perros hembra (porque la calicreína prostática se expresa sólo en perros macho) o perros macho castrados (porque la castración reduce de manera notable la expresión de calicreína). 3) Debido a que existe una gran homología entre la calicreína prostática de perro y el antígeno prostático específico humano, no es descabellado pensar que la sensibilización a este alergeno puede aumentar el riesgo de reacciones frente a fluido seminal humano y, tal vez, estar relacionado con ciertos casos de infertilidad femenina.

Asimismo, con el diagnóstico molecular ha sido posible distinguir moléculas clínicamente relevantes de otras que, aun siendo capaces de fijar IgE, tienen una importancia clínica nula o marginal.14 También ha permitido el descubrimiento de alergenos en fuentes alergénicas insospechadas. Por ejemplo, una quitinasa de clase III en el café (Cof a 1),15 una proteína de transferencia de lípidos en el cannabis,16,17 una proteína rica en ácido glutámico (Man e 5) que reacciona de manera cruzada con Hev b 5 del látex,18 en las bayas de goji, etc.19

Asimismo, conlleva la mejor caracterización de los alergenos responsables de la alergia ocupacional,20,21 así como la identificación de nuevos alergenos en este campo, como la serpina (Tri a 33)22 y explica de manera consistente fenómenos de reactividad cruzada. Algunas proteínas con elevada homología están ampliamente distribuidas en fuentes alergénicas taxonómicamente diferentes.23,24 En este sentido, es importante tener una noción clara acerca de los conceptos contenidos en el Cuadro 2.

En el caso de fuentes proteicas vegetales, existen diferentes proteínas, pertenecientes a unas cuantas familias, que son muy ubicuas en el reino vegetal, y que están ampliamente representadas en numerosas fuentes proteicas. Las proteínas con funciones biológicas básicas tienden a estar representadas en muchas especies, de manera que las pertenecientes a la misma familia, de acuerdo con sus propiedades biológicas, suelen tener una elevada similitud estructural, compartiendo incluso epítopos capaces de fijar la misma IgE. Cuanto mayor sea su proximidad taxonómica, mayor es la probabilidad de reaccionar de manera cruzada.

Las más representativas se enumeran en el Cuadro 3, junto con sus aspectos más relevantes. Estas proteínas se denominan de manera genérica panalergenos; si bien, de manera más precisa, serían auténticos panalergenos únicamente las profilinas, porque están presentes en todo tipo de pólenes (árboles, gramíneas y malezas), así como en alimentos vegetales (frutas, verduras y hortalizas, frutos secos, legumbres y semillas) y en el látex. Otros serían euralergenos (del griego euros: amplio), como las proteínas de transferencia de lípidos, no presentes en polen de gramíneas, las PR-10, no presentes en pólenes de malezas y gramíneas, ni el látex, las polcalcinas, no presentes en látex ni en alimentos vegetales, etc., o stenalergenos (stenos: escaso), como las poligalacturonasas, las pectato-liasas o las ciclofilinas (presentes en algunos pólenes), las expansinas, los inhibidores de la alfa-amilasatripsina, las cistatinas (presentes en algunos –escasos– pólenes y alimentos vegetales) o las patatinas o las cupinas (presentes en algunos – escasos– alimentos vegetales y el látex).23

La expresión clínica en pacientes con reactividad cruzada es variable, desde reacciones graves hasta reactividad nula o clínicamente irrelevante. Ello puede depender de varios factores; en la medida en que los alergenos son proteínas, su entorno físico-químico puede influir notablemente en su alergenicidad; así, la composición química del medio, la fuerza iónica, el pH, la temperatura, etc. pueden tener una influencia notable. Asimismo, la potencia alergénica de algunas proteínas puede ser modificada por su interacción con otras proteínas.25 Los factores determinantes que pueden condicionar ese entorno pueden ser la variedad,26 el grado de maduración del alimento, las condiciones de almacenamiento y conservación y el tipo de cultivo. También son decisivos la respuesta inmunitaria del paciente, el nivel de exposición al alergeno, la alergenicidad del propio antígeno,26,27 la homología en la secuencia de aminoácidos de los epítopos responsables de la reacción, etc. Por ejemplo, como consecuencia de su elevado grado de similitud estructural, las proteínas de transferencia de lípidos suelen tener mayor probabilidad de reactividad cruzada que las profilinas, cuya homología en bastante menor. Aun así, pueden existir notables diferencias estructurales entre las proteínas de transferencia de lípidos de diferentes especies, lo que explicaría las diferencias clínicas observadas de unos pacientes a otros respecto de su reactividad frente a las proteínas de transferencia de lípidos de una o varias fuentes proteicas.25,28

En todo caso, cuanto mayor sea su grado de homología, así como su ubicuidad, más probable es que estas proteínas sean capaces de explicar cuadros de reactividad cruzada bien identificados, como:

Alergia a polen de abedul-frutas (sobre todo rosáceas, particularmente melocotón y manzana). Las PR-10 son reconocidas como proteínas de defensa que se expresan en circunstancias desfavorables para las plantas, como la exposición a contaminantes, infecciones, estrés, etc.29 Estas proteínas son responsables del frecuentemente observado síndrome de alergia oral en pacientes alérgicos a polen de abedul cuando ingieren frutas o verduras, debido a la elevada similitud estructural (28-67% de homología) del Bet v 1 del abedul con Mad d 1 de la manzana, Pru p 1 del melocotón, Pru av 1 de la cereza, Pyr c 1 de la pera, pero también con Api g 1 del apio, Cor a 1 de la avellana, así como otras PR-10 de zanahoria, albaricoque, papa, perejil, etc.29,31

Las profilinas son proteínas con peso molecular de alrededor de 14 kDa, sumamente conservadas, presentes en el citoesqueleto de los organismos eucarióticos, y que regulan el paso de actina globular a actina filamentosa cuando la célula se activa.32 Se ha secuenciado y clonado la profilina del polen de abedul (Bet v 2), pero también se han identificado profilinas en pólenes de gramíneas y de artemisia, así como en una gran variedad de alimentos de origen vegetal, incluidas las frutas rosáceas. Estas profilinas pueden tener una elevada homología (incluso de 80%) y, aunque se consideran alergenos menores, su implicación se ha demostrado en la alergia a manzana en pacientes alérgicos al polen de abedul por reactividad cruzada de la profilina del abedul (Bet v 2) con la de la manzana (Mal d 2) y otras rosáceas, así como con las de la avellana, el apio y la zanahoria.31,33 Algo similar ocurre con las sensibilización a profilina de gramíneas (Phl p 12) y las profilinas de frutas como el melocotón (Pru p 4).

Por otra parte, la familia de las PR-14 incluye las proteínas de transferencia de lípidos, que son una familia de proteínas PR con peso molecular de alrededor de 9 kDa, muy ubicuas en todo el reino vegetal, implicadas en la formación de la cutícula, en la transferencia de los fosfolípidos desde los liposomas a la mitocondria y en la defensa de la planta frente a infecciones. Por ello, se localizan preferentemente en las capas externas de las plantas y frutos, lo que explica la diferente reactividad clínica de los pacientes alérgicos a proteínas de transferencia de lípidos cuando comen fruta sin pelar o pelada. Hasta el momento se han identificado más de 60 proteínas de transferencia de lípidos en plantas y diversos productos vegetales:25 frutas rosáceas (melocotón [Pru p 3], manzana [Mal d 3], fresa [Fra a 3], cereza [Pru av 3], etc.), cítricos como la naranja (Cit s 3), hortalizas (tomate [Sola l 3], espárrago [Aspa o 1], lechuga [Lac s 1], etc.), cereales (trigo [Tri a 14], maíz [Zea m 14], etc.), frutos secos (cacahuate [Ara h 9], avellana [Cor a 9], etc.), látex (Hev b 12), lo que demuestra la gran ubicuidad de estas proteínas. Se han identificado también proteínas de transferencia de lípidos en pólenes como la artemisia y el olivo y no es infrecuente que los pacientes alérgicos a proteínas de transferencia de lípidos de frutas y verduras tengan alergia concomitante a pólenes; son precisamente éstos uno de los grupos más predispuestos a padecer reacciones más graves.34,35

Más allá de la cantidad del alergeno ingerido, la potencial intensidad de las reacciones clínicas depende, en gran medida, de la estabilidad de la proteína sensibilizante (Figura 2). Ello explicaría la existencia de diferentes perfiles de alergia a frutas rosáceas: por una parte, pacientes habitualmente del centro y norte de Europa en los que, en razón de la abundancia del abedul, la alergia a las frutas rosáceas se asocia con sensibilización a PR-10 o profilinas comunes en el polen de ese árbol y en las rosáceas. Como consecuencia de la labilidad de estas proteínas, estos pacientes sólo suelen manifestar reacciones locales, como síndrome de alergia oral. Por el contrario, la ausencia de abedules en el sur de Europa motiva que la proteína sensibilizante más común entre pacientes alérgicos a rosáceas de estas zonas suela ser la proteína de transferencia de lípidos, lo que explica la mayor severidad delas reacciones en estos casos,35 particularmente cuando comen frutas sin pelar.

Así, el diagnóstico molecular contribuye a explicar las diferencias geográficas observadas en los patrones de alergia en pacientes sensibilizados a la misma fuente proteica23,36-40 y podría ayudar a explicar también las diferencias de los perfiles clínicos a distintas edades.41,42

La sensibilización a profilinas explicaría, asimismo, las asociaciones entre alergia a polen de plantago-gramíneas y melón,43 alergia a polen de Chenopodium y melón10 y alergia a polen de ambrosia-melón-plátano.44

Síndrome artemisia-apio-zanahoria-especies, relacionado asimismo con la sensibilización a profilinas de artemisia (Art v 4), apio (Api g 4), zanahoria (Dau c 4) y especies del grupo de las apiáceas o umbilíferas, como el perejil, el cilantro, el hinojo y otras.45,46

Síndrome látex-frutas. El látex es una mezcla heterogénea de proteínas, de las que al menos 15 se han identificado como alergénicas.9 La sensibilización a uno u otro de esos alergenos induce cuadros clínicos muy distintos. Por ejemplo, se sabe que la alergia al látex es muy frecuente en pacientes multioperados, particularmente en niños con espina bífida.47,48 Sin embargo, contrariamente a lo que ocurre en otros grupos de riesgo, como el personal sanitario, los niños con espina bífida alérgicos al látex rara vez tienen una alergia concomitante a frutas. Una explicación de este hecho se apoya en que los niños con espina bífida se sensibilizan fundamentalmente por vía hematógena o trasmucosa y el alergeno sensibilizante principal es el factor de elongación del látex (Heb v 1),49,50 un alergeno muy adherente y escasamente soluble, presente en guantes y material médico (sondas, catéteres), que formaría microdepósitos capaces de inducir la sensibilización progresiva a este alergeno. Por el contrario, los adultos alérgicos al látex se suelen sensibilizar por vía inhalatoria a alergenos más aerosolizables contenidos en los productos de látex (fundamentalmente guantes). Entre éstos, la heveína del látex (Hev b 6) es uno de los alergenos reconocidos con más frecuencia por los adultos alérgicos al látex, que tienen elevada incidencia de alergia concomitante a frutas.51 La heveína posee un dominio N-terminal con gran homología con las quitinasas de clase I contenidas en el aguacate (Prs a 1), el plátano (Mus a 2), la castaña (Cas s 5), etc.52

También se han implicado en el síndrome-látex-frutas las beta 1,3-glucanasas, pertenecientes a la familia de las PR-2, presentes también en el látex (Hev b 2) y en las frutas mencionadas.53 La sensibilización a profilina del látex (Hev b 8), aunque muestra reactividad cruzada con otras profilinas de alimentos y pólenes, suele tener escasa relevancia clínica.50,54

Otras asociaciones descritas incluyen alergia-sensibilización a lenteja y coco,55 alergia-sensibilización a polen de parietaria y pistacho, alergia a polen de ciprés y melocotón, a polen de salsola y azafrán, a Alternaria y espinaca,10 a semillas de kiwi y frutos secos,56,57 a mostaza y frutos secos,58 etc.

En el caso de la cosensibilización a Alternaria y kiwi se cuestiona si sería propiamente un fenómeno de reactividad cruzada o, más bien, consecuencia de la interacción del alergeno mayor de la Alternaria (Alt a 1) con una PR-5 del kiwi, porque se han encontrado esporas de Alternaria inoculadas en la piel del kiwi, así como la existencia de Alt a 1 en la pulpa, colocalizado con una PR-5 del kiwi, probablemente con el fin de inhibir la actividad enzimática de esa proteína de defensa. Así, cabría la posibilidad de que la sensibilización al kiwi en estos casos fuera, en realidad, consecuencia de la contaminación del mismo por Alternaria.59

Pero los fenómenos de reactividad cruzada no se limitan únicamente al reino vegetal. Se han descrito síndromes de reactividad cruzada entre proteínas de origen animal (Cuadro 1):

Síndrome ácaros-invertebrados. La tropomiosina es una proteína estructural presente en el músculo de los organismos eucarióticos que comparte una elevada homología entre diferentes especies de invertebrados, como crustáceos y moluscos (cefalópodos, gasterópodos y lamelibranquios), ácaros, insectos y nemátodos, y está comúnmente implicada en fenómenos de reactividad cruzada entre estas especies.60-65

Al mismo tiempo, la sensibilización a tropomiosina de ácaros (Der p 10) o cucaracha (Bla g 7, Per a 7) explicaría la sensibilización a la tropomiosina de gamba (Pen a 1) en individuos que nunca han ingerido mariscos.66

La tropomiosina puede causar síntomas digestivos y respiratorios, y suele ser la responsable de la reactividad cruzada entre las especies mencionadas. Sin embargo, se han descrito otros alergenos potencialmente relacionados con fenómenos de reactividad cruzada entre estas especies, como la ubiquitina, la α-actinina y la arginin-cinasa, cuya relevancia en esos fenómenos varía entre climas húmedos o secos. El estudio adecuado en este sentido puede orientar acerca de la fuente sensibilizante primaria (habitualmente ácaros en climas húmedos y crustáceos en climas secos).67,68

Síndrome ave-huevo. Constituye una entidad en la que se asocian, en general, síntomas inicialmente respiratorios relacionados con la inhalación de derivados epidérmicos de aves, seguidos de síntomas alimentarios por la ingestión de yema de huevo o carne de aves de diferentes especies.69 La responsable es una proteína presente en la yema del huevo, la α-livetina (Gal d 5),70-72 que reacciona cruzadamente con albúminas de aves presentes en la carne y en las plumas.

Alergia a pescado. En la mayoría de los casos, la alergia a pescado está mediada por parvalbúminas, que son proteínas localizadas en el sarcoplasma muscular, implicadas en la señalización del calcio, y que poseen una elevada reactividad cutánea entre diferentes especies de pescado.73 Cerca de la mitad de los pacientes alérgicos a un pescado muestra reactividad cruzada, al menos, con otro.74 Por lo general, se toleran mejor los pescados azules (atún, bonito, pez espada, salmón) que los pescados blancos.75 Asimismo, la parvalbúmina puede explicar fenómenos de reactividad cruzada con carne de anfibios.76

En caso de negatividad frente a parvalbúminas, otros alergenos, como las enolasas, las aldolasas y la gelatina del pescado, pueden ser responsables en pacientes con alergia clínica a pescado.77,78

Alergia a carnes. Las albúminas son el alergeno comúnmente responsable de las alergias a carnes de mamíferos y aves, si bien ocasionalmente pueden estar relacionadas con alergenos alternativos (inmunoglobulinas, actina, miosina, tropomiosina y α-parvalbúmina).79 Es probable una mayor reactividad cruzada entre carnes de mamíferos y de aves. Se han descrito casos de alergia a leche de vaca y carne de ternera, así como reactividad cruzada con carnes de otros mamíferos en relación con sensibilización a seroalbúmina bovina (Bos d 6).80 En todo caso, la termolabilidad de las albúminas suele permitir una buena tolerancia de las carnes cocinadas.

En la medida en que las albúminas tienen un elevado grado de reactividad cruzada entre especies y que a la vez están presentes en tejidos, fluidos y epitelios de animales, pueden ocasionar problemas curiosos, como el síndrome gato-cerdo, que consiste en que pacientes con alergia respiratoria a albúmina (Fel d 2), presente en el epitelio de gato, padecen alergia alimentaria a carne de cerdo,81 u otros síndromes similares.82

Un caso diferente se debe a la sensibilización galactosa-α-1,3-galactosa (α-Gal), un determinante glucídico que se encuentra en glucoproteínas y glucolípidos de mamíferos no primates, y que se asocia con reacciones anafilácticas retardadas potencialmente graves tras la ingestión de carnes rojas. Se sospecha que la sensibilización primaria a este determinante es causada por picaduras de insectos o ciertas infestaciones parasitarias.83,84

Debido a que α-Gal también está presente en cetuximab (un anticuerpo monoclonal quimérico de ratón e IgG1 humana contra el factor de crecimiento epidérmico) prescrito en el cáncer de colon y de cabeza y cuello, se ha sugerido su administración como componente para detectar la sensibilización a α-Gal85 y, debido a que la mayoría de los pacientes alérgicos a cetuximab están previamente sensibilizados a α-Gal, se debe considerar la posibilidad de probarlo antes de su prescripción.86

Un reciente estudio identificó una secretoglobina, el heterodímero AL-CL2 de la lipofilina (Ory c 3) como un alergeno mayor del epitelio de conejo. Sin embargo, pese a su elevada homología con el alergeno mayor del gato (Fel d 1), no se ha detectado una reactividad cruzada relevante entre ambos.87

Asimismo, el diagnóstico molecular permite establecer una sospecha fundamentada respecto de la fuente sensibilizante primaria en caso de pacientes polisensibilizados. Entre las proteínas contenidas en una fuente alergénica, algunas son específicas de especie y, como se mencionó, otras son proteínas homólogas presentes en varias fuentes alergénicas.10,88 Así, la sensibilización a proteínas específicas indicaría la sensibilización genuina a esa fuente proteica; al ser Ara h 2 un alergeno específico de especie, indicaría una sensibilización genuina a cacahuate.88-90 A su vez, la sensibilización a alergenos de reactividad cruzada tendría implicaciones con importantes repercusiones respecto de la conducta a seguir en un paciente concreto (Cuadro 4), particularmente en lo que se refiere a la indicación de inmunoterapia específica. En todo caso debe insistirse en que sensibilización no necesariamente implica relevancia clínica.

El diagnóstico molecular ha mejorado sensiblemente la precisión diagnóstica en los casos de alergia a veneno de himenópteros91-93 con vistas a la adecuada valoración de los riesgos y prescripción de inmunoterapia específica.

El uso de las plataformas multiplex (ISAC®) puede ayudar a aclarar algunos casos sospechosos de alergia en los que no ha sido posible hallar un alergeno potencialmente responsable, o casos de anafilaxia idiopática, al determinar de manera simultánea más de 100 alergenos cuya determinación individual in vivo e in vitro sería complicada.94

Además, se han descrito sensibilizaciones (generalmente asintomáticas o asociadas con reacciones locales leves) ante determinantes carbohidratados con reactividad cruzada (Cuadro 3), presentes en glucoproteínas de pólenes (ambrosía, Phleum y abedul), de alimentos de origen vegetal (frutos secos, verduras, hortalizas, cereales, frutas)27 y también de insectos (abejas, avispas y cucarachas). En todo caso, el papel de los determinantes carbohidratados con reactividad cruzada como potencial elemento responsable de reacciones de reactividad cruzada clínicamente relevantes sigue siendo controvertido,95-98 entre otras razones porque muchas glucoproteínas contienen un único determinante carbohidratado con reactividad cruzada capaz de fijar IgE, por lo que no sería posible el efecto de puenteo en dos moléculas de IgE acopladas a la membrana celular para inducir la liberación de mediadores por parte de mastocitos y basófilos.95 El progreso en la caracterización de estas glucoproteínas, que identifiquen las que contengan más de un determinante carbohidratado con reactividad cruzada, permitirá determinar cuáles podrían estar relacionadas con fenómenos de reactividad cruzada con un efecto clínico real.

El diagnóstico molecular permite efectuar aproximaciones de pronóstico más precisas, así como mejorar la seguridad de otros procedimientos diagnósticos comúnmente utilizados, como las pruebas de provocación. En este sentido, la mera positividad, así como la intensidad de la positividad frente a determinados componentes alergénicos puede resultar de utilidad respecto de la valoración de: a) la cronología del progreso de la alergia desde sensibilización a alergia clínica, b) la posibilidad de poder superar la alergia, c) el riesgo de tener reacciones en una prueba de provocación, d) el riesgo de reacciones en relación con la forma de preparación del alimento administrado, e) el riesgo de reacciones más graves.

Por ejemplo, a partir del análisis de una secuencia de sueros de niños incluidos en la cohorte MAS utilizando el diagnóstico molecular ha sido posible determinar que, probablemente, la sensibilización a un alergeno específico precede incluso tres años las manifestaciones clínicas, mismas que con frecuencia se producen cuando el nivel de sensibilización ha aumentado de manera relevante, y que a veces se acompaña de sensibilización concomitante a otros alergenos de la misma u otra fuente alergénica.99

Hay estudios que sugieren que la sensibilización a determinadas proteínas implica menor probabilidad de superar el problema y viceversa. Por ejemplo, la sensibilización a Ara h 8 supone una muy elevada probabilidad de remisión de la alergia a cacahuate.100

Por su parte, la sensibilización a ovomucoide (Gal d 3) implica mayor riesgo de persistencia de la alergia a huevo.101-103

El diagnóstico molecular también resulta útil al momento de planificar la conveniencia de realizar una prueba de provocación en pacientes con anafilaxia inducida por ejercicio dependiente de la ingestión de trigo.104 Un estudio reciente analizó el cociente IgE específica frente a ω-5-gliadina/IgE total en pacientes con alergia a trigo y estableció un punto de corte que delimitaría los pacientes con probabilidad de tener síntomas graves (anafilaxia) cuando ingieren productos con trigo (cociente superior a 0.3) de los que sólo manifestarían síntomas leves (urticaria, síntomas digestivos, dermatitis atópica).105

De manera similar, se ha propuesto que un cociente IgE específica frente a Ara h 2/IgE específica frente a cacahuate mayor de 0.6 sería predictor de reacciones graves tras la ingestión de cacahuate.39

La sensibilización a Gly m 4 implica riesgo de reacciones generalizadas y graves por el consumo de soja.106 En el caso de la avellana, la sensibilización a proteínas de almacenamiento Cor a 9 y Cor a 11 sería responsable de reacciones más graves, comúnmente en niños, mientras que la sensibilización a una PR-10 homóloga al Bet v 1 (Cor a 1.04) predominante en adultos se asociaría con síndrome de alergia oral.107 Asimismo, concentraciones de IgE específica ≥ 1 kU/L frente a Cor a 1 o ≥ 5 kU/L frente a Cor a 14 en niños y ≥ 1 kU/L frente a Cor a 1 o ≥ 1 kU/L frente a Cor a 14 en adultos tienen especificidad mayor de 90% en la predicción de síntomas objetivos tras la prueba de provocación.42

En general, se acepta que la sensibilización a proteínas de transferencia de lípidos implica mayor riesgo de reacciones graves,34,108 aunque hay quien cuestiona esta aseveración.109,110

Respecto de la leche de vaca, la sensibilización a caseína (Bos de 8) se ha relacionado con la persistencia de la alergia, en razón de su mayor termoestabilidad en comparación con las proteínas del suero de leche. Así, un estudio reciente estableció puntos de corte de 0.94 y 20.2 kU/L frente a Bos d 8 para unas respectivas sensibilidad y especificidad de 95%, con un punto de corte óptimo de 4.95 kU/L (sensibilidad 74%, especificidad 77%).111 Aun así, el caso de la alergia a la leche de vaca también resulta controvertido, porque hay estudios que concluyen que, si bien la concentración de IgE específica frente a leche se relaciona inversamente con la probabilidad de alcanzar la tolerancia, la determinación individualizada de IgE específica frente a α-lactalbúmina, β-lactoglobulina (Bos d 5.0102), κ-caseína y α(s1)-caseína no aporta información adicional al respecto, lo que cuestionaría la justificación del diagnóstico molecular en este caso.112

Otro estudio efectuado en pacientes alérgicos a cacahuate estableció un punto de corte de 1.63 kU/L frente a Ara h 2 para establecer la recomendación de realizar o no una prueba de provocación, lo que permitió reducir de 205 provocaciones estimadas en el caso de no haber utilizado este método, a únicamente 92.113 Sin embargo, otros estudios cuestionan la verosimilitud de esta conclusión en el caso concreto de la IgE específica frente a cacahuate y Ara h 2,114 además de que dan puntos de corte distintos (Ara h 2 < 0,35 kU/L).89

La relación de la gravedad de las reacciones con la sensibilización a determinados alergenos no ocurre solamente en el caso de los trofoalergenos, sino también en el de los aeroalergenos. Por ejemplo, la sensibilización a Per a 2 de Periplaneta americana se correlaciona con asma más grave y elevación de citocinas y quemoquinas proinflamatorias séricas (IL-8, proteína quimotáctica de monocitos 1 y ligando 20 de quemoquinas), en comparación con la sensibilización a Per a 9 en pacientes alérgicos a cucaracha.115

Asimismo, la probabilidad de tener síntomas se relaciona también con el hecho de que el alimento se haya administrado crudo o cocinado y, más allá del efecto desnaturalizador que la propia cocción tiene en las proteínas (en relación directa con su termolabilidad), también depende de cómo se cocinó el alimento. Por ejemplo, un estudio sugiere que la cocción de huevo con trigo a 180ºC durante al menos 10 minutos induce la formación de agregados insolubles Gal d 3-gluten de baja alergenicidad.116 A su vez, hay estudios que establecen una relación directa entre las concentraciones de IgE específica frente a Gal d 3 y la tolerancia a huevo cocido o crudo102 y que la probabilidad de tolerar el huevo cocido sería superior a 95% cuando la IgE frente a Gal d 3 sea menor de 1.2 kU/L.117 Por el contrario, las probabilidades de tener una reacción frente a huevo horneado serían superiores a 90% cuando el paciente tiene una IgE específica frente a Gal d 3 superior a 50 kU/L.118 Otro estudio muy reciente demostró que la cocción del cacahuate disminuye la existencia de alergenos, particularmente Ara h 2, 6 y 7 y, en consecuencia, su alergenicidad,119 mientras que el tueste la aumentaría.120

Por todo ello, si bien la disponibilidad de puntos de corte frente a fuentes proteicas o alergenos específicos puede ser de utilidad para tomar la decisión respecto de realizar o no una prueba de provocación, de si debe realizarse con el alimento crudo o cocinado, respecto del método de cocinado, respecto de establecer un pronóstico acerca de la probabilidad de superar la alergia o de cuándo podría ocurrir, la cautela es esencial, porque las probabilidades de que esos sucesos tengan lugar dependen de factores individuales imponderables relacionados con el alimento y con la respuesta del propio paciente. Así pues, el diagnóstico molecular nunca puede sustituir a la evaluación individual basada en la historia clínica y en la experiencia del médico.

Asimismo, el diagnóstico molecular permitiría una orientación terapéutica más adecuada y precisa, desde el punto de vista de las recomendaciones de medidas de prevención y de la prescripción de fármacos e inmunoterapia específica.

Algunos comentarios apuntados con anterioridad pueden servir de ejemplo. Así, una monosensibilización a Can f 5 permitiría, en teoría, la convivencia con perros hembra o con perros macho castrados13 y los pacientes alérgicos a seroalbúmina de perro (Can f 3), por reactividad cruzada con seroalbúmina bovina (Bos de 6), tolerarían la presencia de un perro. Ello ayudaría también respecto de los consejos dietéticos en pacientes con alergia alimentaria: por ejemplo, algunos pacientes alérgicos a huevo podrían tolerar el huevo cocido117 o cocinado con harina de trigo;116 los pacientes alérgicos a la seroabúmina podrían tolerar carnes bien cocinadas;81 es muy improbable que los pacientes alérgicos a látex monosensibilizados a Hev b 1 tengan problemas con la ingestión de frutas;51 los alérgicos a profilinas probablemente sólo tendrían síndrome de alergia oral, mientras que los alérgicos a proteínas de transferencia de lípidos tendrían un riesgo potencial de reacciones más graves, aunque cabría la posibilidad de que toleraran la fruta pelada.121

Un estudio reciente efectuado en 86 adultos con alergia alimentaria demostró que el diagnóstico molecular cambió significativamente la decisión del médico de prescribir adrenalina, en comparación con el mero criterio clínico.122

El diagnóstico molecular orientaría la correcta prescripción de la inmunoterapia específica, no sólo en cuanto a la composición del extracto, sino respecto a su indicación o no porque, en comparación con el criterio clínico habitual basado en las pruebas cutáneas y la IgE específica frente a fuentes alergénicas, el diagnóstico molecular modificaría la prescripción de la inmunoterapia específica en cerca de la mitad de los pacientes, al menos en áreas con sensibilización compleja a pólenes,123-126 particularmente en pacientes polisensibilizados (Cuadro 4).127,128

También permitiría ahorrar en inmunoterapia específica innecesaria en pacientes sensibilizados a alergenos contenidos en fuentes alergénicas, pero que no están presentes de manera estandarizada en los extractos comerciales disponibles para inmunoterapia específica.129

Otra posibilidad que se abre a partir del diagnóstico molecular sería el tratamiento de síndromes de reactividad cruzada por sensibilización a panalergenos:

Síndrome de sensibilización a profilina: un estudio previo sugirió que un año de inmunoterapia específica con polen de abedul en pacientes con alergia concomitante frente a polen de abedul y síndrome de alergia oral por manzana era capaz de aliviar de manera relevante los síntomas clínicos inducidos por la ingestión de esta fruta.130,131

Síndrome de sensibilización a proteínas de transferencia de lípidos: está comercializada una vacuna sublingual con proteínas de transferencia de lípidos (Pru p 3) de melocotón, cuyos resultados preliminares resultan esperanzadores.132-134 Existen también en marcha estudios de la administración de inmunoterapia específica subcutánea frente a proteínas de transferencia de lípidos recombinante de melocotón (rPru p 3) y parvalbúmina recombinante de carpa (rCyp c 1), cuyos resultados están pendientes de publicarse.

Asimismo, gracias a la tecnología ADN ha sido posible caracterizar y clonar alergenos recombinantes en cantidad suficiente para poder utilizarse en inmunoterapia específica. Inicialmente comenzaron a aislarse alergenos naturales purificados o alergenos recombinantes que emulaban los alergenos naturales. Pero la tecnología recombinante también permitió la fabricación de alergenos hipoalergénicos, proteínas alergénicas híbridas y péptidos de células T, cuyo objetivo sería mejorar la eficacia y seguridad de la inmunoterapia específica, así como disminuir el número de inyecciones.14 Así, hay estudios que analizan los resultados de:

• Vacunas basadas en alergenos recombinantes no modificados.

• Vacunas con alergenicidad reducida y reactividad de células T mantenida, mediante: a) el cambio o la destrucción de los epítopos conformacionales o la oligomerización de los alergenos, b) la modificación del plegamiento del alergeno por reducción o alquilación, c) la introducción de mutaciones puntuales por mutagénesis dirigida de las cisteínas, a fin de romper los puentes disulfuro, inducir la eliminación de partes de secuencias y provocar la fusión de variantes alergénicas. Esta forma aún no se ha administrado en pacientes.

• Vacunas basadas en péptidos de células T, carentes de los epítopos conformacionales fijadores de IgE.

• Vacunas basadas en derivados alergénicos con reducción de la reactividad IgE y de células T, basadas en el principio haptenoportador. Los péptidos alergénicos no IgE-reactivos (de 25-40 aminoácidos) son acoplados covalentemente a proteínas transportadoras (por ejemplo, proteínas virales), lo que induce la producción de IgG alergeno-específica con ayuda de las células T dirigidas contra la proteína portadora.14

Como consecuencia de ello, la prescripción de estos alergenos recombinantes en inmunoterapia específica permitiría: a) la posibilidad real de inmunoterapia “a la carta”, porque sería posible la prescripción de alergenos purificados adaptados al perfil clínico de cada paciente concreto; b) la posibilidad de administrar “cócteles” de varios alergenos a dosis terapéuticas en pacientes polisensibilizados, con lo que se evitaría el efecto dilucional muy habitual en las mezclas actuales; c) la eliminación real de componentes (alergénicos o no) irrelevantes o innecesarios, potencialmente capaces de inducir sensibilizaciones indeseadas y posibles efectos adversos.135

CONCLUSIONES

El diagnóstico tradicional mediante pruebas por punción, RAST, o ambas, ofrece información muy limitada respecto a la auténtica naturaleza de los problemas alérgicos y de sus implicaciones clínicas, terapéuticas y de pronóstico.

El diagnóstico por componentes alergénicos (naturales o recombinantes) supone un gran salto cualitativo que permite gran mejoría en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes alérgicos, porque su uso concomitante con la historia clínica y otros métodos diagnósticos in vivo e in vitro mejora de manera relevante la precisión diagnóstica,136 lo que probablemente inducirá un notable ahorro global.

Los problemas no resueltos relacionados con el diagnóstico molecular son:

•Las plataformas multiplex de diagnóstico molecular originan, en ocasiones, un problema de sobreinformación porque con frecuencia aparecen resultados cuyo significado desconocemos, que deberá desentrañarse con el transcurso el tiempo. Se han propuesto algoritmos o protocolos137 e, incluso, sistemas informáticos expertos138 para ayudar en la interpretación de los resultados.

•El diagnóstico siempre debe hacerse en el contexto de la historia clínica del paciente, porque sensibilización no necesariamente implica alergia relevante en términos clínicos.10

•Aun cuando el diagnóstico molecular puede ser de gran ayuda para reducir la indicación de pruebas de provocación,124 éstas siguen siendo el patrón de referencia diagnóstico,139 especialmente en casos dudosos o intermedios, porque los puntos de corte para indicar la provocación en la mayoría de los casos están por establecerse y varían de unos estudios a otros, probablemente en relación con diferencias en las poblaciones incluidas, con la edad del paciente e, incluso, de un paciente a otro.

•Las condiciones de la prueba con frecuencia difieren de las que se dan en la exposición natural al alergeno, lo que implica diferencias en la conformación de la estructura cuaternaria de la proteína y, por tanto, de cambios en la exposición de epítopos, lo que podría explicar los resultados falsos negativos en pacientes reactivos in vivo.25,140

El diagnóstico epitópico podría contribuir a resolver algunos de los problemas anteriores y será probablemente el próximo paso en el progreso diagnóstico in vitro de la alergia.65,78,141-146

REFERENCIAS

  1. Avenberg KM, Harper DS, Larsson BL. Footnotes on allergy. 2a ed. Uppsala: Pharmacia, 1980.
  2. Blackley CH. Experimental researches on the causes and nature of catarrhus aestivus (hay-fever or hay-asthma). 1st ed. London: Baillière Tindall Cox; 1876.
  3. Ferreira F, Wolf M, Wallner M. Molecular approach to allergy diagnosis and therapy. Yonsei Med J 2014;55:839852.
  4. Ciardiello MA, Giangrieco I, Tuppo L, Tamburrini M, et al. Influence of the natural ripening stage, cold storage, and ethylene treatment on the protein and IgE-binding profiles of green and gold kiwi fruit extracts. J Agric Food Chem 2009;57:1565-1571.
  5. Focke M, Marth K, Valenta R. Molecular composition and biological activity of commercial birch pollen allergen extracts. Eur J Clin Invest 2009;39:429-436.
  6. Nelson HS, Iklé D, Buchmeier A. Studies of allergen extract stability: the effects of dilution and mixing. J Allergy Clin Immunol 1996;98:382-388.
  7. Aalberse JA, Meijer Y, Derksen N, van der Palen-Merkus T, et al. Moving from peanut extract to peanut components: towards validation of component-resolved IgE tests. Allergy 2013;68:748-756.
  8. Allergome. Disponible en: http://www.allergome.org
  9. Allergen Nomenclature Sub-Committee. Allergen IUIS Nomenclature. Disponoble en: http://www.allergen.org
  10. Canonica GW, Ansotegui IJ, Pawankar R, Schmid-Grendelmeier P, et al. A WAO ARIA GA2LEN consensus document on molecular-based allergy diagnostics. World Allergy Organ J 2013;6:17.
  11. Gadisseur R, Chapelle JP, Cavalier E. A new tool in the field of in-vitro diagnosis of allergy: preliminary results in the comparison of ImmunoCAP© 250 with the ImmunoCAP© ISAC. Clin Chem Lab Med 2011;49:277-280.
  12. Melioli G, Bonifazi F, Bonini S, Maggi E, et al. The ImmunoCAP ISAC molecular allergology approach in adult multisensitized Italian patients with respiratory symptoms. Clin Biochem 2011;44:1005-1011.
  13. Mattsson L, Lundgren T, Everberg H, Larsson H, et al. Prostatic kallikrein: a new major dog allergen. J Allergy Clin Immunol 2009;123:362-368.
  14. Marth K, Focke-Tejkl M, Lupinek C, Valenta R, et al. Allergen peptides, recombinant allergens and hypoallergens for allergen-specific immunotherapy. Curr Treat Options Allergy 2014;1:91-106.
  15. Manavski N, Peters U, Brettschneider R, Oldenburg M, et al. Cof a 1: identification, expression and immunoreactivity of the first coffee allergen. Int Arch Allergy Immunol 2012;159:235-242.
  16. Metz-Favre C, Pauli G, Bessot JC, De Blay F. Molecular allergology in practice: an unusual case of LTP allergy. Eur Ann Allergy Clin Immunol 2011;43:193-195.
  17. Armentia A, Herrero M, Martín-Armentia B, Rihs HP, et al. Molecular diagnosis in cannabis allergy. J allergy Clin Immunol Pract 2014;2:351-352.
  18. Santos KS, Gadermaier G, Vejvar E, Arcuri HA, et al. Novel allergens from ancient foods: Man e 5 from manioc (Manihot esculenta Crantz) cross reacts with Hev b 5 from latex. Mol Nutr Food Res 2013;57:1100-1109.
  19. Carnés J, Larramendi C de, Ferrer A, Huertas A, et al. Recently introduced foods as new allergenic sources: sensitisation to Goji berries (Lycium barbarum). Food Chem 2013;137:130-135.
  20. Pahr S, Constantin C, Mari A, Scheiblhofer S, et al. Molecular characterization of wheat allergens specifically recognized by patients suffering from wheat-induced respiratory allergy. Clin Exp Allergy 2012;42:597-609.
  21. Quirce S, Diaz-Perales A. Diagnosis and management of grain-induced asthma. Allergy Asthma Immunol Res 2013;5:348-356.
  22. Mameri H, Denery-Papini S, Pietri M, Tranquet O, et al. Molecular and immunological characterization of wheat Serpin (Tri a 33). Mol Nutr Food Res 2012;56:1874-1883.
  23. Hauser M, Roulias A, Ferreira F, Egger M. Panallergens and their impact on the allergic patient. Allergy Asthma Clin Immunol 2010;6:1.
  24. Cuesta-Herranz J, Lázaro M, Martínez A, Figueredo E, et al. Pollen allergy in peach-allergic patients: sensitization and cross-reactivity to taxonomically unrelated pollens. J Allergy Clin Immunol 1999;104:688-694.
  25. Giangrieco I, Rafaiani C, Liso M, Palazzo P, et al. Allergens in allergy diagnosis: a glimpse at emerging new concepts and methodologies. Transl Med UniSa 2012;4:27-33.
  26. Carnés J, Ferrer A, Fernández-Caldas E. Allergenicity of 10 different apple varieties. Ann Allergy Asthma Immunol 2006;96:564-570.
  27. Egger M, Mutschlechner S, Wopfner N, Gadermaier G, et al. Pollen-food syndromes associated with weed pollinosis: an update from the molecular point of view. Allergy 2006;61:461-476.
  28. Vejvar E, Himly M, Briza P, Eichhorn S, et al. Allergenic relevance of nonspecific lipid transfer proteins 2: Identification and characterization of Api g 6 from celery tuber as representative of a novel IgE-binding protein family. Mol Nutr Food Res 2013;57:2061-2070.
  29. Hoffmann-Sommergruber K. Plant allergens and pathogenesis-related proteins. What do they have in common? Int Arch Allergy Immunol 2000;122:155-166.
  30. Ebner C, Hoffmann-Sommergruber K, Breiteneder H. Plant food allergens homologous to pathogenesis-related proteins. Allergy 2001;56:43-44.
  31. Ebner C, Hirschwehr R, Bauer L, Breiteneder H, et al. Identification of allergens in fruits and vegetables: IgE cross-reactivities with the important birch pollen allergens Bet v 1 and Bet v 2 (birch profilin). J Allergy Clin Immunol 1995;95:962-969.
  32. Valenta R, Duchene M, Ebner C, Valent P, et al. Profilins constitute a novel family of functional plant pan-allergens. J Exp Med 1992;175:377-385.
  33. Fritsch R, Ebner C, Kraft D. Allergenic crossreactivities. Pollens and vegetable foods. Clin Rev Allergy Immunol 1997;15:397-404.
  34. Cuesta-Herranz J, Lázaro M, de las Heras M, Lluch M, et al. Peach allergy pattern: experience in 70 patients. Allergy 1998;53:78-82.
  35. Van Winkle RC, Chang C. The biochemical basis and clinical evidence of food allergy due to lipid transfer proteins: a comprehensive review. Clin Rev Allergy Immunol 2014;46:211-224.
  36. Vereda A, van Hage M, Ahlstedt S, Ibañez MD, et al. Peanut allergy: clinical and immunologic differences among patients from 3 different geographic regions. J Allergy Clin Immunol 2011;127:603-607.
  37. Ballmer-Weber BK, Skamstrup Hansen K, Sastre J, Andersson K, et al. Component-resolved in vitro diagnosis of carrot allergy in three different regions of Europe. Allergy 2012;67:758-766.
  38. Fernández-Rivas M, Bolhaar S, González-Mancebo E, Asero R, et al. Apple allergy across Europe: how allergen sensitization profiles determine the clinical expression of allergies to plant foods. J Allergy Clin Immunol 2006;118:481-488.
  39. Suratannon N, Ngamphaiboon J, Wongpiyabovorn J, Puripokai P, et al. Component-resolved diagnostics for the evaluation of peanut allergy in a low-prevalence area. Pediatr Allergy Immunol 2013;24:665-670.
  40. Panzner P, Vachová M, Vítovcová P, Brodská P, et al. A comprehensive analysis of middle-European molecular sensitization profiles to pollen allergens. Int Arch Allergy Immunol 2014;164:74-82.
  41. Kim J, Lee J, Park MR, Han Y, et al. Special consideration is required for the component-resolved diagnosis of egg allergy in infants. Ann Allergy Asthma Immunol 2014;112:53-77.
  42. Masthoff LJN, Mattsson L, Zuidmeer-Jongejan L, Lidholm J, et al. Sensitization to Cor a 9 and Cor a 14 is highly specific for a hazelnut allergy with objective symptoms in Dutch children and adults. J Allergy Clin Immunol 2013;132:393-399.
  43. García Ortiz JC, Cosmes Martín P, Lopez-Asunolo A. Melon sensitivity shares allergens with Plantago and grass pollens. Allergy 1995;50:269-273.
  44. Asero R, Monsalve R, Barber D. Profilin sensitization detected in the office by skin prick test: a study of prevalence and clinical relevance of profilin as a plant food
  45. Bauer L, Ebner C, Hirschwehr R, Wüthrich B, et al. IgE crossreactivity between birch pollen, mugwort pollen and celery is due to at least three distinct cross-reacting allergens: immunoblot investigation of the birch-mugwort-celery syndrome. Clin Exp Allergy 1996;26:1161-1170.
  46. Pauli G, Bessot JC, Dietemann-Molard A, Braun PA, et al. Celery sensitivity: clinical and immunological correlations with pollen allergy. Clin Allergy 1985;15:273-279.
  47. Nieto A, Estornell F, Mazón A, Reig C, et al. Allergy to latex in spina bifida: a multivariate study of associated factors in 100 consecutive patients. J Allergy Clin Immunol 1996;98:501-507.
  48. Mazón A, Nieto A, Estornell F, Reig C, et al. Factors that influence the presence of symptoms caused by latex allergy in children with spina bifida. J Allergy Clin Immunol 1997;99:600-604.
  49. Pamies R, Oliver F, Raulf-Heimsoth M, Rihs H-P, et al. Patterns of latex allergen recognition in children sensitized to natural rubber latex. Pediatr Allergy Immunol 2006;17:55-59.
  50. Garnier L, Selman L, Rouzaire P, Bouvier M, et al. Molecular allergens in the diagnosis of latex allergy. Eur Ann Allergy Clin Immunol 2012;44:73-79.
  51. Nieto A, Mazon A, Pamies R, Díaz J. Espina bífida y alergia al látex. En: Blanco C, Quirce S, eds. Alergia al látex. 2ª ed. Barcelona: MRA Ediciones, 2002;149-174.
  52. Blanco C, Navarro L, Figueroa J, Castillo R. El síndrome látexfrutas: relevancia clínica e identificación de alérgenos. En: Blanco C, Quirce S, eds. Alergia al látex. 2ª ed. Barcelona: MRA Ediciones, 2002;177-192.
  53. Midoro-Horiuti T, Brooks EG, Goldblum RM. Pathogenesisrelated proteins of plants as allergens. Ann Allergy Asthma Immunol 2001;87:261-271.
  54. Casquete-Román E, Rosado-Gil T, Postigo I, Guisantes JA, et al. Profilin cross-reactive panallergen causes latex sensitization in the pediatric population allergic to pollen. Ann Allergy Asthma Immunol 2012;109:215-219.
  55. Manso L, Pastor C, Pérez-Gordo M, Cases B, et al. Crossreactivity between coconut and lentil related to a 7S globulin and an 11S globulin. Allergy 2010;65:1487-1488.
  56. Sirvent S, Cantó B, Cuesta-Herranz J, Gómez F, et al. Act d 12 and Act d 13: two novel, masked, relevant allergens in kiwifruit seeds. J Allergy Clin Immunol 2014;133:1765-1767.
  57. Sirvent S, Cantó B, Gómez F, Blanca N, et al. Detailed characterization of Act d 12 and Act d 13 from kiwi seeds: implication in IgE cross-reactivity with peanut and tree nuts. Allergy 2014;69:1481-1488.
  58. Sirvent S, Akotenou M, Cuesta-Herranz J, Vereda A, et al. The 11S globulin Sin a 2 from yellow mustard seeds shows IgE cross-reactivity with homologous counterparts from tree nuts and peanut. Clin Transl Allergy 2012;2:23.
  59. Gómez-Casado C, Murua-García A, Garrido-Arandia M, González-Melendi P, et al. Alt a 1 from Alternaria interacts with PR5 thaumatin-like proteins. FEBS Lett 2014;588:1501-1508.
  60. Leung PS, Chow WK, Duffey S, Kwan HS, et al. IgE reactivity against a cross-reactive allergen in crustacea and mollusca: evidence for tropomyosin as the common allergen. J Allergy Clin Immunol 1996;98:954-961.
  61. Pascual CY, Crespo JF, San Martin S, Ornia N, et al. Crossreactivity between IgE-binding proteins from Anisakis, German cockroach, and chironomids. Allergy 1997;52:514520.
  62. Reese G, Ayuso R, Lehrer SB. Tropomyosin: an invertebrate pan-allergen. Int Arch Allergy Immunol 1999;119:247258.
  63. Shanti KN, Martin BM, Nagpal S, Metcalfe DD, et al. Identification of tropomyosin as the major shrimp allergen and characterization of its IgE-binding epitopes. J Immunol 1993;151:5354-5363.
  64. Bronnert M, Mancini J, Birnbaum J, Agabriel C, et al. Component-resolved diagnosis with commercially available D. pteronyssinus Der p 1, Der p 2 and Der p 10: relevant markers for house dust mite allergy. Clin Exp Allergy 2012;42:1406-1415.
  65. Yadzir ZH, Misnan R, Murad S. Identification of tropomyosin as major allergen of white squid (Loligo edulis) by two-dimensional immunoblotting and mass spectrometry. Southeast Asian J Trop Med Public Health 2012;43:185-191.
  66. Fernandes J, Reshef A, Patton L, Ayuso R, et al. Immunoglobulin E antibody reactivity to the major shrimp allergen, tropomyosin, in unexposed Orthodox Jews. Clin Exp Allergy 2003;33:956-961.
  67. Gámez C, Zafra MP, Boquete M, Sanz V, et al. New shrimp IgE-binding proteins involved in mite-seafood crossreactivity. Mol Nutr Food Res 2014;58:1915-1925.
  68. Boquete M, Iraola V, Morales M, Pinto H, et al. Seafood hypersensitivity in mite sensitized individuals: is tropomyosin the only responsible allergen? Ann Allergy Asthma Immunol 2011;106:223-229.
  69. Mandallaz MM, de Weck AL, Dahinden CA. Bird-egg syndrome. Cross-reactivity between bird antigens and egg-yolk livetins in IgE-mediated hypersensitivity. Int Arch Allergy Appl Immunol 1988;87:143-150.
  70. Quirce S, Marañón F, Umpiérrez A, de las Heras M, et al. Chicken serum albumin (Gal d 5*) is a partially heat-labile inhalant and food allergen implicated in the bird-egg syndrome. Allergy 2001;56:754-762.
  71. Szépfalusi Z, Ebner C, Pandjaitan R, Orlicek F, et al. Egg yolk alpha-livetin (chicken serum albumin) is a cross-reactive allergen in the bird-egg syndrome. J Allergy Clin Immunol 1994;93:932-942.
  72. De Blay F, Hoyet C, Candolfi E, Thierry R, Pauli G. Identification of alpha livetin as a cross reacting allergen in a bird-egg syndrome. Allergy Proc 1994;15:77-78.
  73. Bugajska-Schretter A, Elfman L, Fuchs T, Kapiotis S, et al. Parvalbumin, a cross-reactive fish allergen, contains IgEbinding epitopes sensitive to periodate treatment and Ca2+ depletion. J Allergy Clin Immunol 1998;101:67-74.
  74. Sicherer SH. Clinical implications of cross-reactive food allergens. J Allergy Clin Immunol 2001;108:881-890.
  75. Torres Borrego J, Martínez Cuevas JF, Tejero García J. Cross reactivity between fish and shellfish. Allergol Immunopathol 2003;31:146-151.
  76. Hilger C, Grigioni F, Thill L, Mertens L, et al. Severe IgEmediated anaphylaxis following consumption of fried frog legs: definition of alpha-parvalbumin as the allergen in cause. Allergy 2002;57:1053-1058.
  77. Kuehn A, Hilger C, Lehners-Weber C, Codreanu-Morel F, et al. Identification of enolases and aldolases as important fish allergens in cod, salmon and tuna: component resolved diagnosis using parvalbumin and the new allergens. Clin Exp Allergy 2013;43:811-822.
  78. Kuehn A, Swoboda I, Arumugam K, Hilger C, et al. Fish allergens at a glance: variable allergenicity of parvalbumins, the major fish allergens. Front Immunol 2014;5:179.
  79. García BE, Lizaso MT. Cross-reactivity syndromes in food allergy. J Investig Allergol Clin Immunol 2011;21:162-170.
  80. Martelli A, De Chiara A, Corvo M, Restani P, et al. Beef allergy in children with cow’s milk allergy; cow’s milk allergy in children with beef allergy. Ann Allergy Asthma Immunol 2002;89:38-43.
  81. Posthumus J, James HR, Lane CJ, Matos LA, et al. Initial description of pork-cat syndrome in the United States. J Allergy Clin Immunol 2013;131:923-925.
  82. Cisteró-Bahíma A, Enrique E, San Miguel-Moncín MM, Alonso R, et al. Meat allergy and cross-reactivity with hamster epithelium. Allergy 2003;58:161-162.
  83. Commins SP, James HR, Kelly EA, Pochan SL, et al. The relevance of tick bites to the production of IgE antibodies to the mammalian oligosaccharide galactose-α-1,3-galactose. J Allergy Clin Immunol 2011;127:1286-1293.
  84. Arkestål K, Sibanda E, Thors C, Troye-Blomberg M, et al. Impaired allergy diagnostics among parasite-infected patients caused by IgE antibodies to the carbohydrate epitope galactose-α 1,3-galactose. J Allergy Clin Immunol 2011;127:1024-1028.
  85. Jacquenet S, Moneret-Vautrin DA, Bihain BE. Mammalian meat-induced anaphylaxis: clinical relevance of anti-galactose-alpha-1,3-galactose IgE confirmed by means of skin tests to cetuximab. J Allergy Clin Immunol 2009;124:603-605.
  86. Chung CH, Mirakhur B, Chan E, Le Q-T, et al. Cetuximab-induced anaphylaxis and IgE specific for galactose-alpha-1,3galactose. N Engl J Med 2008;358:1109-1117.
  87. Hilger C, Kler S, Arumugam K, Revets D, et al. Identification and isolation of a Fel d 1-like molecule as a major rabbit allergen. J Allergy Clin Immunol 2014;133:759-766.
  88. Sastre J. Molecular diagnosis in allergy. Clin Exp Allergy 2010;40:1442-1460.
  89. Asarnoj A, Glaumann S, Elfström L, Lilja G, et al. Anaphylaxis to peanut in a patient predominantly sensitized to Ara h 6. Int Arch Allergy Immunol 2012;159:209-212.
  90. Bokanovic D, Aberer W, Hemmer W, Heinemann A, et al. Determination of sIgE to rPhl p 1 is sufficient to diagnose grass pollen allergy. Allergy 2013;68:1403-1409.
  91. Ebo DG, Faber M, Sabato V, Leysen J, et al. Componentresolved diagnosis of wasp (yellow jacket) venom allergy. Clin Exp Allergy 2013;43:255-261.
  92. Shin YS, Liu JN, Hur G-Y, Hwang E-K, et al. Clinical features and the diagnostic value of component allergen-specific IgE in Hymenoptera venom allergy. Allergy Asthma Immunol Res 2012;4:284-289.
  93. Müller U, Schmid-Grendelmeier P, Hausmann O, Helbling A. IgE to recombinant allergens Api m 1, Ves v 1, and Ves v 5 distinguish double sensitization from crossreaction in venom allergy. Allergy 2012;67:1069-1073.
  94. Heaps A, Carter S, Selwood C, Moody M, et al. The utility of the ISAC allergen array in the investigation of idiopathic anaphylaxis. Clin Exp Immunol 2014;177:483-490.
  95. Fötisch K, Altmann F, Haustein D, Vieths S. Involvement of carbohydrate epitopes in the IgE response of celery-allergic patients. Int Arch Allergy Immunol 1999;120:30-42.
  96. Ebo DG, Hagendorens MM, Bridts CH, De Clerck LS, et al. Sensitization to cross-reactive carbohydrate determinants and the ubiquitous protein profilin: mimickers of allergy. Clin Exp Allergy 2004;34:137-144.
  97. Mari A. IgE to cross-reactive carbohydrate determinants: analysis of the distribution and appraisal of the in vivo and in vitro reactivity. Int Arch Allergy Immunol 2002;129:286-295.
  98. Van der Veen MJ, van Ree R, Aalberse RC, Akkerdaas J, et al. Poor biologic activity of cross-reactive IgE directed to carbohydrate determinants of glycoproteins. J Allergy Clin Immunol 1997;100:327-334.
  99. Wahn U, Matricardi P. The allergic march: relevance of molecular diagnosis in allergy. What can we predict? Where could we internene? 4th ed. Hamburg: Allergopharma Editor, 2012;12-17.
  100. Asarnoj A, Nilsson C, Lidholm J, Glaumann S, et al. Peanut component Ara h 8 sensitization and tolerance to peanut. J Allergy Clin Immunol 2012;130:468-472.
  101. Bernhisel-Broadbent J, Dintzis HM, Dintzis RZ, Sampson HA. Allergenicity and antigenicity of chicken egg ovomucoid (Gal d III) compared with ovalbumin (Gal d I) in children with egg allergy and in mice. J Allergy Clin Immunol 1994;93:1047-1059.
  102. Caubet JC, Kondo Y, Urisu A, Nowak-Węgrzyn A. Molecular diagnosis of egg allergy. Curr Opin Allergy Clin Immunol 2011;11:210-215.
  103. Leonard SA, Sampson HA, Sicherer SH, Noone S, et al. Dietary baked egg accelerates resolution of egg allergy in children. J Allergy Clin Immunol 2012;130:473-480.
  104. Kohno K, Matsuo H, Takahashi H, Niihara H, et al. Serum gliadin monitoring extracts patients with false negative results in challenge tests for the diagnosis of wheatdependent exercise-induced anaphylaxis. Allergol Int 2013;62:229-238.
  105. Park HJ, Kim JH, Kim JE, Jin HJ, et al. Diagnostic value of the serum-specific IgE ratio of ω-5 gliadin to wheat in adult patients with wheat-induced anaphylaxis. Int Arch Allergy Immunol 2012;157:147-150.
  106. Berneder M, Bublin M, Hoffmann-Sommergruber K, Hawranek T, et al. Allergen chip diagnosis for soy-allergic patients: Gly m 4 as a marker for severe food-allergic reactions to soy. Int Arch Allergy Immunol 2013;161:229-233.
  107. Ebo DG, Verweij MM, Sabato V, Hagendorens MM, et al. Hazelnut allergy: a multi-faced condition with demographic and geographic characteristics. Acta Clin Belg 2012;67:317-321.
  108. Pascal M, Muñoz-Cano R, Reina Z, Palacín A, et al. Lipid transfer protein syndrome: clinical pattern, cofactor effect and profile of molecular sensitization to plant-foods and pollens. Clin Exp Allergy 2012;42:1529-1539.
  109. Novembre E, Mori F, Contestabile S, Rossi ME, et al. Correlation of anti-Pru p 3 IgE levels with severity of peach allergy reactions in children. Ann Allergy Asthma Immunol 2012;108:271-274.
  110. Vieira T, Cunha L, Neves E, Falcão H. Diagnostic usefulness of component-resolved diagnosis by skin prick tests and specific IgE to single allergen components in children with allergy to fruits and vegetables. Allergol Immunopathol 2014;42:127-135.
  111. Caubet JC, Nowak-Węgrzyn A, Moshier E, Godbold J, et al. Utility of casein-specific IgE levels in predicting reactivity to baked milk. J Allergy Clin Immunol 2013;131:222-224.
  112. Ahrens B, Lopes de Oliveira LC, Grabenhenrich L, Schulz G, et al. Individual cow’s milk allergens as prognostic markers for tolerance development? Clin Exp Allergy 2012;42:1630-1637.
  113. Eller E, Bindslev-Jensen C. Clinical value of component-resolved diagnostics in peanut-allergic patients. Allergy 2013;68:190-194.
  114. Lopes de Oliveira LC, Aderhold M, Brill M, Schulz G, et al. The value of specific IgE to peanut and its component Ara h 2 in the diagnosis of peanut allergy. J allergy Clin Immunol Pract 2013;1:394-398.
  115. Lee MF, Song PP, Hwang GY, Lin SJ, et al. Sensitization to Per a 2 of the American cockroach correlates with more clinical severity among airway allergic patients in Taiwan. Ann Allergy Asthma Immunol 2012;108:243-248.
  116. Kato Y, Oozawa E, Matsuda T. Decrease in antigenic and allergenic potentials of ovomucoid by heating in the presence of wheat flour: dependence on wheat variety and intermolecular disulfide bridges. J Agric Food Chem 2001;49:3661-3665.
  117. Ando H, Movérare R, Kondo Y, Tsuge I, et al. Utility of ovomucoid-specific IgE concentrations in predicting symptomatic egg allergy. J Allergy Clin Immunol 2008;122:583-588.
  118. Lemon-Mulé H, Sampson HA, Sicherer SH, Shreffler WG, et al. Immunologic changes in children with egg allergy ingesting extensively heated egg. J Allergy Clin Immunol 2008;122:977-983.
  119. Turner PJ, Mehr S, Sayers R, Wong M, et al. Loss of allergenic proteins during boiling explains tolerance to boiled peanut in peanut allergy. J Allergy Clin Immunol 2014;134:751-753.
  120. Beyer K, Morrow E, Li XM, Bardina L, et al. Effects of cooking methods on peanut allergenicity. J Allergy Clin Immunol 2001;107:1077-1081.
  121. Boyano-Martínez T, Pedrosa M, Belver T, Quirce S, et al. Peach allergy in spanish children: tolerance to the pulp and molecular sensitization profile. Pediatr Allergy Immunol 2013;24:168-172.
  122. Antonicelli L, Massaccesi C, Braschi MC, Cinti B, et al. Component resolved diagnosis in real life: the risk assessment of food allergy using microarray-based immunoassay. Eur Ann Allergy Clin Immunol 2014;46:30-34.
  123. Sastre J, Landivar ME, Ruiz-García M, Andregnette-Rosigno MV, et al. How molecular diagnosis can change allergenspecific immunotherapy prescription in a complex pollen area. Allergy 2012;67:709-711.
  124. Treudler R, Simon JC. Overview of component resolved diagnostics. Curr Allergy Asthma Rep 2013;13:110-117.
  125. Moreno C, Justicia JL, Quiralte J, Moreno-Ancillo A, et al. Olive, grass or both? Molecular diagnosis for the allergenimmunotherapy selection in polysensitized pollinic patients. Allergy 2014;69:1357-1363.
  126. Stringari G, Tripodi S, Caffarelli C, Dondi A, et al. The effect of component-resolved diagnosis on specific immunotherapy prescription in children with hay fever. J Allergy Clin Immunol 2014;134:75-81.
  127. Rossi RE, Melioli G, Monasterolo G, Harwanegg C, et al. Sensitization profiles in polysensitized patients from a restricted geographical area: further lessons from multiplexed component resolved diagnosis. Eur Ann Allergy Clin Immunol 2011;43:171-175.
  128. Passalacqua G. The use of single versus multiple antigens in specific allergen immunotherapy for allergic rhinitis: review of the evidence. Curr Opin Allergy Clin Immunol 2014;14:20-24.
  129. Lafuente I, Pina R, Uixera S, Calderon R, et al. Component resolved diagnosis: performance of specific IgE to Alternaria compared to Alt a 1. Clin Transl Allergy 2014;4:15.
  130. Asero R. Effects of birch pollen-specific immunotherapy on apple allergy in birch pollen-hypersensitive patients. Clin Exp Allergy 1998;28:1368-1373.
  131. Asero R. Effects of birch pollen SIT on apple allergy: a matter of dosage? Allergy 2004;59:1269-1271.
  132. Pereira C, Bartolomé B, Asturias JA, Ibarrola I, et al. Specific sublingual immunotherapy with peach LTP (Pru p 3). One year treatment: a case report. Cases J 2009;12:6553.
  133. Fernández-Rivas M, Garrido Fernández S, Nadal JA, Díaz de Durana MD, et al. Randomized double-blind, placebocontrolled trial of sublingual immunotherapy with a Pru p 3 quantified peach extract. Allergy 2009;64:876-883.
  134. García BE, González-Mancebo E, Barber D, Martín S, et al. Sublingual immunotherapy in peach allergy: monitoring molecular sensitizations and reactivity to apple fruit and Platanus pollen. J Investig Allergol Clin Immunol 2010;20:514-520.
  135. Van Ree R, Antonicelli L, Akkerdaas JH, Garritani MS, et al. Possible induction of food allergy during mite immunotherapy. Allergy 1996;51:108-113.
  136. Gámez C, Sánchez-García S, Ibáñez MD, López R, et al. Tropomyosin IgE-positive results are a good predictor of shrimp allergy. Allergy 2011;66:1375-1383.
  137. Douladiris N, Sawatianos S, Roumpedaki I, Skevaki C, et al. A molecular diagnostic algorithm to guide pollen immunotherapy in southern Europe: towards componentresolved management of allergic diseases. Int Arch Allergy Immunol 2013;162:163-172.
  138. Melioli G, Spenser C, Reggiardo G, Passalacqua G, et al. Allergenius, an expert system for the interpretation of allergen microarray results. World Allergy Organ J 2014;7:15.
  139. Sicherer SH, Wood RA. Advances in diagnosing peanutNallergy. J allergy Clin Immunol Pract 2013;1:1-13.
  140. Bernardi ML, Picone D, Tuppo L, Giangrieco I, et al. Physicochemical features of the environment affect the protein conformation and the immunoglobulin E reactivity of kiwellin (Act d 5). Clin Exp Allergy 2010;40:1819-1826.
  141. Lin J, Bardina L, Shreffler WG, Andreae DA, et al. Development of a novel peptide microarray for large-scale epitope mapping of food allergens. J Allergy Clin Immunol 2009;124:315-322.
  142. Wang J, Lin J, Bardina L, Goldis M, et al. Correlation of IgE/ IgG4 milk epitopes and affinity of milk-specific IgE antibodies with different phenotypes of clinical milk allergy. J Allergy Clin Immunol 2010;125:695-702.
  143. Perez-Gordo M, Pastor-Vargas C, Lin J, Bardina L, et al. Epitope mapping of the major allergen from Atlantic cod in Spanish population reveals different IgE-binding patterns. Mol Nutr Food Res 2013;57:1283-1290.
  144. Pacios LF, Pacios L, Tordesillas L, Cuesta-Herranz J, et al. Mimotope mapping as a complementary strategy to define allergen IgE-epitopes: peach Pru p 3 allergen as a model. Mol Immunol 2008;45:2269-2276.
  145. Järvinen KM, Beyer K, Vila L, Chatchatee P, et al. B-cell epitopes as a screening instrument for persistent cow’s milk allergy. J Allergy Clin Immunol 2002;110:293-297.
  146. Yokooji T, Kurihara S, Murakami T, Chinuki Y, et al. Characterization of causative allergens for wheat-dependent exercise-induced anaphylaxis sensitized with hydrolyzed wheat proteins in facial soap. Allergol Int 2013;62:435-445.
  147. Migueres M, Dávila I, Frati F, Azpeitia A, et al. Types of sensitization to aeroallergens: definitions, prevalences and impact on the diagnosis and treatment of allergic respiratory disease. Clin Transl Allergy 2014;4:16.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.