Estudio de microbiota fecal revela disbiosis específica en espondiloartritis, según subtipo, actividad de la enfermedad y tratamiento
−ACERCA DE LA PORTADA−  El virus Epstein-Barr (EBV) es un gamma herpes virus que afecta humanos. La infección se adquiere principalmente durante la infancia o adolescencia; se presenta de manera asintomática o como un trastorno linfoproliferativo autolimitado que no requiere atención clínica. Sin embargo, afecta a más del 95% de la población adulta mundial y corresponde a uno de los virus oncogénicos más comunes en la especie humana: en promedio, cada año se asocia con 200,000 casos de cáncer. Interesantemente, solo un pequeño porcentaje de individuos infectados desarrolla procesos malignos, normalmente hospederos inmunocomprometidos o inmunodeficientes. EBV tiene un tropismo casi exclusivo por células B y de manera general la infección conduce a un estado latente o lítico, a partir de los cuales es posible desarrollar enfermedades y complicaciones. Las células citotóxicas NK y T CD8+ son los principales agentes inmunológicos que controlan y eliminan la infección por EBV. En este contexto, variantes genéticas que comprometan el desarrollo, proliferación, diferenciación, coestimulación y/o activación de células NK y T CD8+ predisponen al desarrollo de neoplasias o trastornos linfoproliferativos. Específicamente, se ha descrito la deficiencia, haploinsuficiencia o desregulación de ciertas proteínas citoplasmáticas, receptores de membrana, ligandos y transportadores de iones que afectan la función efectora de las células citotóxicas, y resultan en las secuelas más graves por EBV. Sin duda, el conocimiento ganado en este tema seguirá contribuyendo a diagnósticos más oportunos y el desarrollo de mejores estrategias terapéuticas en la clínica.     Breve descripción de la portada: Dres. Arturo Gutiérrez Guerrero, Sara Elva Espinosa Padilla y Saúl Oswaldo Lugo Reyes.   Agradecimiento especial por la elaboración y diseño de la portada: DG. Diana Gabriela Salazar Rodríguez.
PDF
XML

Palabras clave

Espondiloartritis
Microbioma
Actividad de la enfermedad
Terapia biológica

Cómo citar

Estudio de microbiota fecal revela disbiosis específica en espondiloartritis, según subtipo, actividad de la enfermedad y tratamiento. (2024). Revista Alergia México, 71(1), 81. https://doi.org/10.29262/ram.v71i1.1305

Plaudit

Resumen

Objetivo: Comparar la diversidad y composición del microbioma gastrointestinal de pacientes con EspA.

Métodos: La secuenciación MiSeq de la región V3-V4 del gen ARN ribosomal 16, se realizó en ADN aislado de heces. Se excluyeron pacientes con EspA y EII simultánea. Se evaluaron diferencias para los índices de riqueza y diversidad por medio de QIIME 2™. Las diferencias entre medias> 0,2%, con un valor de p< 0,05, se asumieron significativas. Aval del Comité de Ética Institucional.

Resultados: 69 individuos incluidos, 49 con EspA (espondilitis anquilosante-EA 72,9%, artritis psoriásica-APs 18,8%, artritis reactiva-ARe 8,3%), cinco controles positivos-disbiosis y 15 controles-eubiosis. El tratamiento convencional en 42,9%, anti-IL-17 16,3%, y anti-TNF 40,8%. Por subtipo-EasP, se encontraron diferencias estadísticamente significativas a favor de EA para los índices de diversidad. Entre EA vs APs, hubo diferencia a favor de EA para Clostridium clostridioforme (p=0,002), Gemmiger formicilis (p=0,009), Roseburia inulivorans (p=0,008) y Lachnospira pectinoschiza. Entre EA vs ARe hubo diferencia a favor de EA para L. pectinoschiza (p=0,009), Ruminococcus callidus (p = 0,006), Clostridium ruminantium (p=0,031); G. formicilis (p=0,034). La diversidad y riqueza mostraron diferencias en pacientes con alta actividad para los índices de Simpson y Pielou. En alta actividad, se encontró menor enriquecimiento de Bacteroides eggerthii (p=0,0003), C. ruminantium (p= 0,026) y Alistipes putredinis (p= 0,035). El número de ASV fue superior en el grupo de anti IL-17 vs convencional (p=0.025), y una tendencia entre anti IL-17 vs anti-TNF (p=0,09). En anti TNF hubo menor proporción para C. clostridioforme (p=0,023), G. formicilis (p=0,030) y R. callidus (p= 0,003). Y en anti IL-17, Alistipes indistinctus (p= 0,012), estuvo disminuida.

Conclusiones: Existen diferencias en la diversidad microbiana para los subtipos de EspA. El nivel de actividad de la enfermedad es plausible para influir en la composición de microbiota fecal. El tratamiento con anti-TNFα, puede influenciar el ambiente del microbioma favoreciendo la restauración de la microbiota intestinal, mientras los anti IL-17 podrían mantener un ambiente inflamatorio.

PDF
XML

Referencias

.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia internacional Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0.

Derechos de autor 2024 Revista Alergia México

Downloads

Download data is not yet available.